Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Yo quiero un arte que suba lo real á ideal, y no un arte que baje los conceptos puros y las inspiraciones santísimas del espíritu á impurezas de la realidad; como quiero un árbol que trasustancie los ertiércoles de sus raíces en mieles, aromas, flores y frutos, y no un árbol que trasustancie las mióles, las frutas y las flores en estiércoles. CASTBLAR Comprobando una copia cierto señor fiscal impertinente, púsose á corregir de mano propia tres faltas que notó del eáoribiente, descuidos ortográflcos ligeros. Rasgó lo equivocado, pero con tal desmaña ó tal enfado, que en el papel abrió tres agujeros, y viéndolo inservible, lo rasgó y lo tiró; barrió el criado y á un muladar lo echó revuelto en broza. 1 Censor hay de genial tan apacible, que no ha de corregir si no destroza! J U A N ETJGBNIO Siempre que cantas, acude un ruiseñor á tu reja. ¿Adonde vas? -le pregunto, 5 me responde: -A la escuela. V E N T U R A R U I Z AGUILKKA I Cómo se arrejsentirán los cobardes de haberlo sido, cuando vean que irremediablernente va á matarlos, sin devolverles la perdida honra, un cólico, un cáncer ó cualquier otra repugnante enfermedad, más dolorosa casi siempre que el temido golpe del hierro ó del plomo I PBDKO A. DK ALARCÓN Arredondo. -JARDÍN TOLEDANO No es por ése que murió el doblar de las campanas, sino porque sepa yo que me he de morir mañana. Subiste, como la yedra, hasta el último elemento; bajarás como la piedra, siempre buscando su centro. No derrames tanto viento porque te ves tan boyante; mira que no hay luna llena que no tenga su menguante. Cuando se corta una rama, el tronco siente el dolor, las raíces lloran sangre y se marchita la flor. De la pobreza, la industria; de la industria, la riqueza; de la riqueza, el orgullo; del orgullo, la pobreza. F RODRÍGUEZ M A R Í N Yo te adoroj, una noche dije dormido, y desperté celoso de haberme oído; porque pensaba que alguno te decía que te adoraba. CONSTANTINO G I L A un santo le cayó la lotería y á Dios le daba gracias noche y día; pero un ladrón, que halló la puerta franca, Í i robó con auxilio de una tranca. 1 Dios premia al bueno, pero viene el malo, le quita el premio y le sacude un palo! NARCISO SSRRA JSra un campo muy triste, y anochecía; 1 loraban á mi 1 ado mis tiernas hijas, y yo besaba lá frente de mi madre, que agonizaba. Después silencio, duda; y sombras densas, y una noche muy larga, muy larga leterna! Lúgubres ecos... mi corazón llorando; mis ojos, secos. I. M) sér aí. -PRIMEE- INTENTO Al fin el alba asoma. ¿Si habré soñado? Volví la vista en torno; Iqué horrible cuadrol La luz incierta, mis dos hijas dormidas... Mi madre muertal A. Forera. -BUSTO KN BRONOB J A V I E R DE BURGOS El agua nientida es la que hace barro; que el agua recia no deja señales por donde ha pasado. Las penas chiquitas son las qué hacen daño; que las grandes, ó matan de pronto ó pasan de largo. AUGUSTO FERRAN