Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D B. iiHíjr. Q Lanu) t A S fRAVfesURAS DE FÍGARO D OBAsn. io (It. de Arana) Uo. ttHDlA BN DOS ACT 03 Y EN PROSA, ESCRITA SOBIIH EL PBXSAMIBXTO DH UNA OBRA BXTRANJEIÍA POB LOS SRBS. l LOliBSaAKOiA Y BUIOXES, ESTRENADA EN EL TEATRO ÜE LAKA Mala temporada y mala suerte corría por el cartel de T. ara. De todas las obras eslrenadas anteriormente sólo Los fiambres, de Oatarineu y Sabau, había llegado á feliz puerto. La obra lo merecía y por ello muy satisfechos podían estar tan simpáticos debutantes. Después de Los fiambres no se volvió á registrar más éxito que el conseguido por Flores García y Briones con Las travesuras de Fígaro. Con esta comedia Lara ha vuelto en sí, y bien puede aplaudirse á tan afortunados autores, que, aparíe mlritos propios de la obra, han actuado de Lázaros. La obra, puesta con todo lujo y con el exquisito cuidado de aquella dirección, ha dado nuevos motivos á la Valverde, la Pino, Larra, Pinedo, Arana, Santiago y Ramírez, que cada día conquista un puesto más, de lucir todo cuanto valen. También, y al abrigo de Las travesuras de Fígaro, ha tenido un feliz éxito El crimen de las Vistillas, de un autor que hace sus primeras armas con mucha suerte. V Fotografías de la fociedad ArUstico- Fotográflca EL ESCONDRIJO A bnen seguro que cuando Arimón se entere de que á la vergüenza pública entrego su retrato, ha de eno jarse conmigo. Pero me ha parecido la ocasión de perlas para publicarlo con motivo de su excelente arreglo El escondrijo. La Princesa, que gracias al poderoso impulso que Ceferino Falencia imprime á los trabajos procurando tener siempre -gn el cartel un título nuevo ha recobrado la animación de años anteriores, muy especialmente los jueves, en que se da cita todo el mundo cWc, háencoiitrado el mejor aguinaldo de Pascuali. en la obra de Chivot y Duru, trasplantada con mucha habilidad á la escena espafiola por mi querido compafiero Joaquín Arimón con el título de El escondrijo. Varios eran los autores que habían puesto sus pecadoras manos sobre la comedia de Ohivot y Duru, pero habían desistido de la tarea ante la dificultad de hacer viable en nuestra escena todo aquel complicadísimo enredo. Joaquín Arimón, que á sus excelentes condiciones de periodista une la de ser muy conocedor del teatro, terminó su labor con fortuna, y el público de la Princesa ha saboreado con delicia todos los incidentes de la obra. Bien merece Arimón mis aplausos, siquiera por haber contribuido por su parte á desarrugar el entrecejo de un sefior tan grave como el público. J O A Q U Í N AKIMÓJf Fotog. Compañy LUIS GABALDÓN