Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REAL La confección del número- almanaque ha hecho ipaposible que á su debido tienapo nos ocupáramos de la notable fiesta organizada á beneficio de la Asociación de la Prensa; pero aunque un poco tarde, no queremos dejarla pasar en silencio; bien merece que se la dedique algún espacio, tanto por la bondad de los V artistas como por la importancia que tuvo tan agradable velada. En estos beneficios se ha procurado siempre dar la mayor novedad, la nota más atractiva, y ¿qué mejor programa para cumplir este fin que el organizado para beneficio de la Asociación de la Prensa? En él se concedía un lugar al drama lírico con la represen ¿aívadon tación de un acto de Hamlet, se rendía culto al sublime arte con la overtura de Bienzi, y luego, como olou de la fiesta, La íZ verbena de la Paloma y el acto primero de nuestro Cádiz Había para todos los gustos y todas las aficiones, que es precisamente lo qué se buscaba. No defraudó las esperanzas del público La verbena de la Paloma. Muy al contrario. La seña Rita, y empiezo por este personaje por ser Fidela Gardetta la más acreedora á ocupar el primer puesto, tuvo su más poderosa encarnación en esta simpática artista. Gantó y dijo su parte de tal modo, con tan singular maestría, que bien puede apuntarlo como uno de sua más legítimos triunfos, aunque ya cuenta con muchos en su brillantísima carrera. Como dice la gente de mis barrios, es mucha seña Bita la Gardetta 1 La Fons y la Salvador hicieron dos chiquillas deliciosas, capaces de volver loco á un boticario más afirmao que D. Hilarión. Blanchard cantó la parte de Julián con la maestría propia de su excelente temperamento artístico, y Baldelli dio al papel de D. Hilarión todo el relieve cómico que éste tiene. Có (íi ipara el que Luis París guardó todas sus notabilísimas cualidades de director de escena, presentó un desfile brillantísimo, de extraordinario efecto. Elena Fons interpretó la Curra con toda la sandunga de la tierra de María Santísima; Bezares lució su bonita voz cantando las populares caleseras. En resui én, una fiesta á la que nadie puede poner peros, mucho menos tratándose de un beneficio de caridad. SR. ÜALDKLLl. Fo -ogrcLfías Frangen. Lockiier y E Dhas