Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
las doncellas, no tanto. Pero unos y otros, devotos de una santa armonía, cuentan atentamente los pasos y los compases. Diríaisles sacerdotes de extraño culto que en el vaivén de mística danza son llevados por el oculto símbolo del ancho círciilo que á todos los hermana Cuando el ritmo llega á estrellarse en el contrapunto, páranse todos como maravillados Pero vuelve el ritmo, y la sardana es la más hermosa de todas las danzas. III El botón de esa rueda, ¿cuál era, que con tal simetría la centraba? ¿Cuál fué la mano, severa ó vengativa, que arrancó á ese ojo gigantesco la pupila? Tal vez en medio amontonáronse un día las gavillas polvorientas del rubio trigo, y en torno los segadores, todos sudorosos, festejaban á Ceres con sus danzas. Todavía la vaga cantilena del contrapunto parece remedar el gorjeo de un ave que vuela y canta; La sardana es la más hermosa de todas las danzas. IV No es la danza que innoble y lasciva, aparta unas de otras las parejas; es la danza de un pueblo entero amando y andando enlazadas las manos. Suéltase suavemente la guirnalda, se afloja y se ensancha, desvaneciéndose en torno. Pero cada mano, al dejar la mano amiga, parece prometerle que volverán á juntarse. I Volverán! Pareja tras pareja, volverán á la danza; la anilla será tan grande, que mi patria entera cabrá dentro de ella. Y dirán los pueblos: La sardana es la más hermosa de todas las danzas. JUAN M A E A G A L L Zt DIBUJOS DE P E L L I C E E