Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y treinta vecinos con ganas de fiesta, y un vino pardillo, y ganas de hablar, I ande el movimiento 1 ¡y á ver esas niñas cómo se lo bailan apretado y bienl- ¡Algo más ceñido 1- -1 No perder terreno I- -I Este cuerpo es mío! ¡Pues que se lo den! Esto hay que bailarlo todo de caderas; los cuerpos j un ti tos, mitad por mitad; y hay que ir muy despacio con las vueltecitas, y hay que trabajarlo con formalidad. Las madres y tías y primas mayores, y los venerables del barrio honra y prez, y los transeúntes, vagos y curiosos, y algún que otro golfo que espera su vez, forman de la plaza las cortes amables que el baile nocturno vinieron á ver. Y en tanto, resuenan sobre el pavimento los pies, que remedan el son de llover. r Y allí, en voz muy baja, se hablan las parejas; qué cosas se dicen! iqué juntos están! Tesoros de flores que del alma brotan, palabras del alma que vienen y van. ¿Me quieres? Pues dílo! -Pues qué, ¿no lo sabes? ¡Pues dímelo ahora, que ésta es la ocasión! -I Pues más que á mi vida! -1 Pues bendita seas! Arrímate y baila con el corazón! Y esto es en silencio, y no se oye nada más que de los pasos el suave rozar; y allí, en dulce lazo, los cuerpos tan juntos, corre á rienda suelta la ñebre de amar. A veces el aire resuena con voces de alegres testigos que prestan valor á los misteriosos cambios de posturas que pide el ambiente, la luz y el calor. t Y- T t m- ff mr k -IA ver esas niñas! No sea usté soso! -I Vivan las mujeres que saben lo qu esl- ¡Así se trabaja! ¡Vaya por lo bueno! ¡Aprieta, Ramona! ¿Te duermes, Inés? ¡Oh Madrid alegre, modesto y dichoso! I Juventud que vives de eterna ilusión! Al son de las teclas del piano rodante, se alegra y se ensancha tu fiel corazón! ¡Ande el movimiento! ¡Marche el organillo! ¡Vengan aquí, niñas, que el baile está armaol- ¡Entren las parejas! ¡Júntense las almas! -Al aire la gente, ¡y ande el a arrao nt. EusKBio BLASCO DIBUJOS DE HUERTAS