Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
E L VAPOR B K L L V E K í A T B A C A I Í D O KN E L M U E L L E D E P A L M A B E MALLORCA Fotog. Truyol Aunque algunos diarios trataron de aguzar las palabras del general, presentándole como sospechoso, ello es que la atención pública abandonó bien pronto este asunto, completamente fallido para la crónica sensacional. Sin embargo, en nuestro deber de cronistas no podemos dejar en olvido este tema de actualidad, y lo tomamos en su aspecto más interesante y animado; en la llegada del general Weyler á Palma de Mallorca, donde sus paisanos y el núcleo de sus amigos le hicieron un recibimiento de cuyas proporciones puede juzgarse por la fotografía adjunta. Eepresenta el momento en que el vapor Bellver, atracando en los muelles de Palma á las once de la mafiana del día 28 de Noviembre, deja en tierra al general Weyler, á su hijo y al general Montanar, que son ovacionados con aplausos, música y cohetes. U N H U É S P E D TERRIBLE Hace unos días que los periódicos publicaron un suelto por todo extremo alarmante. Decíase que un furibundo anarquista italiano, hombre de acción y criminal fanático y empedernido, había desaparecido de Londres, donde se refugiaba, embarcándose para Europa y probablemente con rumbo á las costas de España. Como todavía resuenan las amenazas del anarquismo lanzadas contra nuestra nación á raíz de la ejecución de Angiolillo, la policía española se apercibió desde luego á evitar en nuestro suelo un nuevo crimen anarquista, en el caso de que el furibundo viajero hubiera llegado á España con siniestros propósitos. Obrando en poder de las autoridades el retrato del anarquista en cuestión, se han sacado numerosas pruebas de la efigie fotográfica para que la policía pueda conocerle y detenerle, y nosotros creemos cumplir nuestro deber, no sólo de periodistas, sino de ciudadanos, divulgando por medio de nuestro periódico el retrato en cuestión, que por azar ha llegado á nuestras manos. Sea ó no sea fundada la alarma, no están demás las precauciones, que observadas en otro tiempo acaso hubieran evitado hechos tristísimos de amarga y eterna recordación.