Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HERO Y LEANDRO NA mañana, aprovechando mi visita á PaintSaens en el Hotel de Eom; i, llamé discretamente en el cuarto del maestro Mancinelli, que al verme cerró la tapa del piano, giró sobre la banqueta, brindóme una silla, y me dijo; Sédete cni á lo que hube de contestarle en el italiano que poseo á consecuencia de la botadura del Cristóbal Colón: Mille grazie. Mancinelli es una figura muy simpática para el público de Madrid; durante algunos años ha estado entre nosotros, ha dirigido la Sociedad de Conciertos en varias sesiones, y hoy, en justa reciprocidad de afectos, nos of -ece las primicias de su ópera Sero y Leandro, que en breve h a de estrenarse. An- igo Boito, que es tan eminente compositor como deUcadisimo poeta, inspiróse en la trágica historia de los amores de Hero y Leandro para escribir uno do sus más bellísimos poemas; terminado el poema, se sentó al piano y buscó en su imaginación frases musicales para vestir el libro, pero sin duda no sintió el asunto á su placer, ó el ambiente musical de la nueva ópera no ie satisfizo; lo cierto fué que abandonó la idea, no sin haber trazado antes tres ó cuatro números, de los que aprovechó dos para Me- ft fiüiÓfi- les: el duetino loniavn, Iontan o, y una frase que dice Margarita en el acto de la prisión. Boito dedicó toda su fe á las travesuras del doctor Fausto y dejó pasar en silencio las desventuras de Hero y Leandro. Posteriormente, Botesini, célebre contrabajo, escribió una ópera inspirada en la leyenda popular, ópera que no alcanzó fortuna, sin duda por haber Botesini equivocado los procedimientos musicales, y sobre todo por no tener la obra color propio. Influido Botesini por la corriente romántica, trató á Hero musicalmente como á una Doma de los camelias, y á Leandro igual que al Trovador ó Don Alvaro. Dirigió la obra Mancinelli, que ya por el año 1878 gozaba de un buen nombre; Mancinelli tomó gran cariño á este asunto, y en él pensaba siempie; conocedor de que Boito había renunciado por completo á escribir esta ópera, pidióle autorización, y el autor de Mefistófeles accedió gustosísimo á que Mancinelli llevara al pentagrama los cantos del poeta. Con tales. bríos acometió la empresa el maesti O romano, qtie en treinta y seis días trazó y dio por terminada la composición de la ópera. En el pasado año y con