Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GÉNERO CHICO EL BUQUE FANTASMA AEEEGI. O VrEYLEEIASO DE LA ÓPERA WAGN ERIAXA. CONVIENE ADVERTIR AL LECTOR QUE EL AREKGLO KS MALO. PERO c o n o DICE PEIMO DE RIVERA PÜE EL CABLE, MÁS VALE UX MAL ARREGLO ¡VE L N BUEN PLKI JO iLi escena representa unpnerto espnñol cualquiera: lo mismo da ti puerto de Fajares qii, e el puerto de Arrelatacapas. Allevantarse el lelón aparece en el fondo la misteriosa silueta, del barco fantasma tal como lo clescrihe el poema: negro el casco, negra la ariolí dura, de color de sangre las hinchadas velas que iombea él viento. BL CAPITÁN vuelta á la Gran Antilla; errante, perdido y fugitivo siempre, lo mismo en el Golfo de México que en el Océano, ya en el Estrecho de Gibraltar, ya en el suave Mediterráneo, que sólo para mí se encrespa. LAS DONCELLAS íGonocéis la liie. toria del Holandés errante? Pues esa es la mía. Azotado por todos los vientos y perseguido por todas laa tempestades, mi barco recorre los mares de España errabundo y perdido, como el barco del Holandés recorría los mares de Noruega. Dos aflos hace que pesa en los mares sobre mí la maldición que pesa en la tierra sobre el judío de los siete clavos. Arribo á las playas, y las playas m e escupen una t r a s otra; mi brújula, atacada de locura, jamás señala al Norte; huye de mí cuanto persigo; mi barco, j a m á s anclado, es el eterno juguete de las olas. (Atraídos pur la voz del capitán, van saliendo al escenario los ceros de ambos sexvs, el carlista y elromerista; doncellasrubias con manojos de oloroso romero recién cortado, y campesinos robustos con jugosas setas recién arrancadas del pie de robles tradicionales, cuanto más tradicionales mejor. SIGUJ 5 EL CAPITÁN i Oh, desdichado! ¿Y cuál es el talismán que puede librarte del encantamiento? LOS CAMPESINOS Dinos u n remedio. Prontos estamos á buscarlo. EL CAPITÁN ¿No conocéis la historia del Holandés errante? Pues esa es la mía. E n vano espero u n corazón fiel. Sólo e o podría dar fin á mis tormentos. LOS CAMPESINOS U n corazón, a h! ese n o le hay entre nosotros; aquí t e traemos las mejores setas del bosque. Acéptala y acaso con eso t e baste. Las hay de todas clases; venenosas y hojalateras, es decir, conservadas en lata. EL CAPITÁN Sobre mi barco errante pesa há dos años la maldición de todas las estrellas: la solitaria y las demás. Mi barco errante lia corrido sin rumbo ni derrotero el mar Caribe y el golfo de México. Desde el cabo de San Antonio á la punto de Maysi, jamás pude topar con un barco filibustero ni con u n filibustero sin barco. Loco y desatentado llegué al puerto de Mariel y al, de lá Habana, recorrí el río Cauto y di la vuelta á la isla de Pinos, sin encontrar jamás alma viviente; conmigo J b a n la soledad, la devastación y la ruina. Tomé rumbo hacia Europa, y los hados me hicieron retroceder á Gibara; salí otra vez, y hube de tocar en Puerto Eico; errante y perdido siempre, llegué á la Ooruña, y el viento de la fatalidad m e empujó de nuevo, haciéndome dar vuelta á la Península como antes di la Gracias, gracias; pero no es eso lo que busco; necesito un corazón fiel; ya sabéis la historia del Holandés errante. LAS DONCELLAS ¿Un corazón fiel? A h! miradlo, capitán; aqní está la doncella antequerana, la rubia revoltosa de nacarados dientes EL CAPITÁN La conozco; de doncella ya no tiene nada; de rubia le va quedando poco lOuadro final. El viento ruge, el oleaje aumenta, vira en. redondo el buque fantasma alejándose hacia Palma de Mallorca, y la doncella antequerana sepúltase en las aguas del mar. COirSTERNACIÓÍT LENTA Y TELÓN B Í P I D 0 DIBUJO DE CILLA Liris ROYO VILLANO VA