Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL HOMBRP: D E L DÍA ¿Huelguistas á mí? se dijo el gobernador ante la actitud de los lanceros y mozos de tahona. Y buscando acaso la inspiración en aquel pasaje del Nuevo Testamento que explica el milagro de los panes y de los peces, se propuso que la huelga de los panaderos, lejos de hacer escasear el pan en la corte, lo aumentara y multiplicase de tal modo, que los sencillos consumidores exclamaran ahitos é indigestados; -D. Alberto, ¡por Diosl basta de pan. Vinieron de provincias torrentes de harina, llegaron los trenes repletos de panecillos y roscas, se proclamó en las tahonas la ley marcial, amasaron los soldados, los municipales, los niños y todos los candidatos á las plazas de Consejero de Estado, para hacer méritos con D. Práxedes. Llegó el pan á las nubes, no por su precio, sino por su cantidad, y todos los recién nacidos vinieron al mundo como los pinta el saber popular; con un pan debajo del brazo. Madrid no era Madrid, era un emparedado; pan por la derecha, pan por la izquierda, y en medio el gobernador civil. Los mendigos, que en todas las épocas del aflo piden para un panecillo, suplicaban ahora la limosna de este- modo: -1 Tome usted este panecillo por el amor de Dios I Así como la más grave dificultad de las crisis políticas consiste en la colocación de todos los candidatos, el apuro más grave de la crisis tahonera ha sido la colocación de todos los panecillos. No se veían por ahí más que silvelistas nuevos y roscas calientes. Es decir, el sainete de actualidad; Pancho y Mendrugo. DIBUJO DE MECACmS