Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
No, no puede ser; hay que arreglar esto y aplicar las reformas del entusiasmo y hiacer un reglamento interior de delirios y frenesíes. El proyecto podría presentarle á las Cortes uno de osos diputados noveles á quienes despiden sus electores con la Marcha Real y la Marsellesa, salteadas, como los ríñones, sin perjuicio de que se oponga el amo de la nación ó venga Paco con la rebaja. Y pudiera ser algo así, como sigue: Los entusiasmos y ovaciones se dividirán en clases, como los entierros. Los honores que se hacen á los seres queridos dependen, ya lo sabe el lector, del dinero que tiene la familia. Al pobre, al hoyo. Al rico, entierro de cinco actos, como los dramas franceses, con catafalco, cantantes en. el coro y luces de bengala verdes. Pues lo mismo habrá que hacer con los vivos ovacionables; aquel MinisUrio de apuntos morales que podía Castro y Serrano, si un día se cr- ea, tendrá una Dirección del Registro de la popularidad, y en él se organizarán y dictaminarán los entusiasmos según la importancia y categoría de las celebridades. Por ejemplo: Para un orador que pronuncie un discurso de sensación. Tres clases de glorias nacionales; 1. a Si el discurso hace caer al Gobierno: Manifestación callejera de seis mil personas; banquete en I hardy á diez duros cubierto. Retrato en color en tres periódicos ilustrados. Plancha de oro mate, con trescientas firmas con los segundos apellidos. S. -Si el discurso es pura y sencillamente de oposición liberal: Visitas por grupos á la casa del orador; banquete en el Hotel Inglés á diez pesetas por barba; retrato sencillo, en negro, en un periódico diario. Nada de planclias. Tirada aparte en el periódico del partido. 3. a Si es discurso y orador carlista ó republicano: Velada en el Círculo correspondiente. En el Círculo de los primeros, discursos y versos; en el de los segundos, discursos y bronca; y de ahí no se pasa. Para el autor de un drama simbolista, ó realista, ó de muertos, heridos y contusos, con gran éxito é infinidad de llamadas: Acompañamiento á su domicilio con antorchas, músicas y vivas. Serenata con rondalla y jota de La Dolores 9 í K I- i í -S I V W Jirt fH y cerradura de Tanhausser. Banquete en Fornos, con asistencia de hombres políticos, tal cual de académicos y un si es no es de obispos de paso. Calle. (Quiero decir se bautizará una calle con el nombre de la víetima. Para el autor de un acto de chulapería con música de ole y trajes de antaño: Almuerzo en la Bombilla, con organillo de piano y caracoles embolados, que no hacen daño á nadie. Retrato y biografía en varias hojas públicas. Paseo por las principales calles de la población, seguido de los abonados y los admiradores, todos vestidos de casaca y chupa. Palmas y cigarros. Callejón.