Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
l s bodegas de Jerez. v. E n el interior de cada bota hierve el vino nue. vo en tumultuosa fer mentación, aumenta la temperatura del líquido, crece su volumen, riñen misteriosa batalla los fermentos para convertir el mosto sucio y dulzarrón en vino exquisito y aromático pero de estos combates librados en el interior de las botas apenas sa Jen de los lagares, nada se transparenta al exterior; los cáseos no se llenan para que el líquido no rebase al fermentar, y nadie diría, al contemplar el lento desfile de los carros hacia las bodegas de Jerez, que cada interior de aquellas botas rechonchas que i levemente oscilan al caminar de los carros, es- una tempestad desatada y furiosa. ZABAITDKAKDO Observación muy vinícola, pero muy humana también; porque ¿quién es capaz de adivinar las tempestades y fermentaciones que cada cual oculta dentro del cuerpo cuando cruza, al parecer indiferente co mo las botas de Jerez, por este paseo, por aquel salón ó por el camino de más allá? Mas no filosofemos junto al vino, que puede eer sospechosa nuestra filosofía. ¿Creéis que la uva ha dado de sí cuanto podía dar? Nada de eso. Las prensas hidráulicas cí; mpletan la obra del pisador y de la prensa VIÑA KOMA: ÍO P A Ü O J D K O A K K A S C A L) de mano; lo que no logró el pataleo del hombre ni la fuerza de una máquina primitiva, lo consigue la formidable potencia de novísimas maquinarias. Nuestros vinicultores lo saben, lo mismo que nuestros hacendistas: una uva y un contribuyente son inagotables; todo consiste en saberlos estrujar. m. m M! EL ALMtTERZO DB LOS VBXDIMÜADOKES A- Jt