Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SSi- íW- íift nfe Saj é; í a í -4 í vgíí, CUARTO DK LAGABBS Pero la era es un lugar de tormento para el trigo, mientras que el almijar es un lugar de descanso para la uva. Allí las cuchillas del trillo, el peso del gañán y las herraduras del animal que arrastra la sencilla máquina trituran las espigas, entre el regocijo y la alegría de los chiquillos. Aquí, en el almijar, no instrumentos de suplicio, sino ruedos y más ruedos de esparto, que para el caso sirven de mullidas alfombras, aguardan á la uva para que no recoja el polvo del suelo, para que se solee y descanse del incómodo viaje sobre los hombros de la gitana ó en las angarillas del borrico. Yacíanse tinetas y canastas sobre los redores que cubren el suelo del almijar, fórmanse bien pronto rubios montones de racimos, y la uva recibe el sol de lleno, sin veladuras de sarmientos ni de hojas de vid. Mas el descanso dura poco; todos esos obsequios son para la uva como los agasajos y piadosas atenciones de la capilla. Allá adentro aguardan los terribles lagares con el husillo enhiesto como palo de horca, los lagares manchados con el zumo del mosto, y los obreros pisadores que, remangados de pierna y calzados con gruesos zapatones de madera, se disponen á despanzurrar los racimos, convirtiéndolos en húmeda é informe pasta. De donde se deduce que el pataleo, que en la vida pública es u n derecho, en las prácticas vinícolas es una obligación. Vaciadas, pues, las uvas ya soleadas en las cajas de los lagares, empieza el pisoteo con la forzosa efusión de sangre, es decir, de mosto por parte de las víctimas, 4 que van perdiendo forma, color, belleza y vida. I La piquera ó canal abierto en la parte inferior I ISADOBKS UM UVA del lagar va dando salida al torrente de mosto, impetuoso primero, débil después, menudo goteo cuando la pasta exangüe de lo que fueron encantadores racimos es recogida y apretada en torno del husillo por las palas de los pisadores, formándose el pie de orujo, al cual sirve de postumo vendaje una tira de pleita cuidadosamente apretada alrededor y sigue el tormento de la uva, el primer estrujón de la prensa, que oprimiendo la pasta de arriba abajo, hace brotar el zumo, saltando de entre las mallas del esparto á la espaciosa tina que ha recogido ya el producto de la pisa. Ambos líquidos, que en realidad son uno sólo, sangre generosa dada por la uva al menor esfuerzo del hombre, constituyen el primer mosto, el selecto, el mosto de yema que se llama. TRAjíspoKTE DKL MOSTO A jKBEz llenan las botas, se cargan las carretas y empieza el traslado del mosto á