Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a i- A- Iv- a. SiBJD 1 BSU. AT Dí r VA. vc ¿Quién no recuerda los tiempos felices de la vida universitaria? E n sus aulas se traban las amistades que son eternas, en sus pasillos suelta la juventud las válvulas de todas las pasiones generosas; y las anécdotas estudiantiles, los alegres novillos, los primeros pujos oratorios y los primeros versos borroneados entre notas y apuntes de clase, son cosas que jamás se olvidan. De espacio suficiente quisiéramos disponer para trazar un esbozo histórico de las Universidades españolas, tan en auge en los siglos XV, X V I y XVII, cuando los Pontífices les otorgaban constituciones, privilegios los Reyes y rentas cuantiosas los Municipios; cuando á la Universidad de Salamanca recurrían en sus dudas los sabios de todas las naciones, cuando en los alrededores de la Universidad Complutense se desarrollaban las alegres escenas eternizadas por nuestra novela picaresca, y las extinguidas Universidades de Falencia, de Huesca, de Mallorca, de Cervera, de Lérida, de Oñate y tantas otras difundían el saber entre la numerosa y alegre familia del tricornio y del manteo. Hoy la distribución da las Universidades es puramente administrativa y obedece á conveniencias geográficas, pero no se han olvidado del todo las exigencias históricas, ni hay tampoco ninguna Universidad sin historia antiquísima y brillante. Diez son las que hoy existen; la de Madrid, que puede considerarse como continuación histórica de la famosa Universidad de Alcalá; la de Barcelona, fundada por sus Conselleres en 1400; la famosísima de Salamanca, que con las de Valladolid y Alcalá forman las Tres ANTIGUA UXIVKKSIDAD DE ALCALÁ Universidades de Castilla ó Mayores; la de Granada, del siglo XVI; las de Oviedo y Santiago, de historia brillantísima, y las de Sevilla, Valencia y Zaragoza, cada una de las cuales reclama por lo menos, para ser conocida, las páginas que á su historia dedicaron D. Antonio Gil de Zarate y D, Vicente de Lafuente. fototipias Ua ti er y Menet