Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL MINISTRO DE f O J i K S T O 11. AURELIAJS O L I N A R J Í t K I A S EX SU CASA FOTOGEAFÍAS ÍNTIMAS V IvINJ riKS RIY. 3 OB ahí dice la gente que su vida privada es una leyenda donjuanesca. Más vale pasar inadvertidos ante tales rumores. Sólo sabemos que se siente demasiado viejo, y que su única ilusión consiste en que surja un Mefisto que S le haga renacer á nueva juventud. Linares Rivas, después de haber representado el distrito de la Coruña durante tres legislaturas, se estableció definitivamente en esta corte, y no llegó, como suele suceder, abandonando el retiro de una obscura provincia ó los claustros de la Universidad donde se engendraron los sueños de futuras glorias que han de rasgar el velo de un nombre desconocido, sino que lo hizo abandonando la brillantísima posición que le daba su fama de notable jurisconsulto, que habla hecho de su estudio de abogado el primer bufete de la capital de Galicia. Ya en Madrid, no tar ló en conquistarse fama de elocuente orador parlamentario; diéronsela sus repetidos triunfos en la tribuna del Congreso, desde la que demostró ser dueño de hermosísima palabra, puesta siempre al servicio de levantadas empresas y nobles ideales. La célebre sesión parlamentaria en que se produjo el incidente conocido con el nombre de el sombrerazo lanzó á las minorías parlamentarias al retraimiento, en nombre de la coalición de la dignidad. Con los aplausos al político de elocuente verbo se confundieron los que el público tributó al escritor castizo, que