Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V t A í- i firifl, Después de proferida su amarga queja, secó sus tristes lágrimas el pobre anciano, y perdióse á lo lejos de una calleja, el bastón requiriendo con fuerte mano. Midiendo á grandes trancos la angosta acera, y escuchando los ecos de los tambores, aquel palo movía, como si fuera su gran bastón con borlas de cien colores. Y prosiguiendo el curso de sus pisadas, en el viejo y su palo mis ojos vieron poesía y grandezas, glorias pasadas, ilusiones y encantos que se perdieron! RAFAEL TORKOilE DIBUJOS BK E S T B V A N