Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A su esposa hizo caso Lucas García, y aun sin salir de todo lo que tenía, presentó un buen surtido (con etiquetas) de guitarras, bandurrias y panderetas, tanto, que ha estado Lucas hasta hace poco cubriendo las bandurrias con negras fajas y poniendo clavijas á muchas cajas. Perdió con estas cosas todo el trabajo, y de paso, aunque en casa me llamen perro, déme usté una guitarra pa ir al entierro. Y el industrial de ideas tan especiales cobró por ambas cosas muv buenos reales. í i f, I y de aquellas paredes en varios puntos las colgó entre las cajas de los difuntos. Fueron muchos amigos, y en su presencia le tomaron el pelo por la ocurrencia, hasta que consiguieron volverle loco: 3 empezó á ir su negocio cabeza abajo, hasta que Dios le tuvo lástima un día en que un chulo enlutado dijo á García: -Oiga usté; forra al pelo con tela negra, déme una caja fuerte, que es pa mi suegra; Desde entonces su suerte ya no es tan negra, pues los yernos, en cuanto muere la suegra, á llevar se apresuran, llegado el día, él equipo completo de en cá García. JUAK PÉREZ ZÚÑIGA