Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CORREO DEL NORTE íSaw Sebastián, Julio 1897. La semana anterior fué de salvas, de cánticos cristianos, de procesiones por dentro y cotillones por fuera. Se inauguró la iglesia de San Ignacio, que es modesta y ha sido construida bajo la dirección de Goicoa, el arquitecto popular. Porque también hay arquitectos populares. Está el nuevo templo en la playa nueva. Parece imposible lo pronto que se ha improvisado una playa, que es ya un barrio. Tiene edificadas una docena de villas muy bonitas, un palacio (el de Bermejillo) hotelitos particulares En una palabra; este barrio y estas construcciones lian surgido como por encanto. ¿Qué le faltaba? Una iglesia, y en menos de diez meses se lia alzado la fábrica de la de San Ignacio, del barrio y playa de Gros. Comienza, pues, la verdadera temporada con actos religiosos y piadosos. Y digo la verdadera temporada, porque hasta esta semana no hubo animación. Temamos que contentarnos con pasear por plazas y jardines viendo al inevitable celador con su casco prusiano y su bastón inglés paseando tranquilo entre las niñeras y los guizones. El celador de día, y el sereno de noche, son nuestros padres y tutores. En ellos confía toda la población. Gracias á ellos se quedan de, día las ca as desiertas y abiertas de noche las puertas del domicilio. Ciudad más segura que ésta no la hay, sobre todo en invierno. Porque en verano, ya se sabe, vienen los ladrones célebres de Madrid, y hasta los anuncian los periódicos como si fueran personajes. Ya va mucha gente al Casino, y se baila y se juega á los caballitos, y anda la murmuración en los corros, y se dan gracias á Dios de que el verano actual no sea como el pasado, en que no cesó de llol ü L K S l A DK SAX l O N A C i ü ver en tres meses. Las villas de la Concha son durante el día, y á la hora del paseo crepuscular, centro de reunión de amigos madrileños. Hay siempre amena conversación y muchachas bonitas en la villa Miraflores, y en la villa Lersundi, y en la de Cubas, y en la de Gutiérrez. Son los fioe ó clok del veraneo. El paseo del Castillo sigue olvidado. Prefieren los veraneantes ir á Puertas Coloradas, que ha venido á ser el Buen Retiro de la temporada. Verdad es que los Ayuntamientos no CELADOR