Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
numerito de las siete niñas, porque además tienen qae ser siete irremií- iblemente, como si constituyeran u n ministerio portugués. Una de las señoritas de la troupe hace las veces de directora, ensaya los números, organiza el programa, etcétera. Con la troupe va siempre un representante, que es el encargado de entenderse con las empresas, firmar los contratos y ajustar la casa de huéspedes. Las siete Follys no son ni mejores n i peores que otras; se limitan á cantar discretamente algunos COH- del aire ó del fuego n o hace falta mucho; pero en esta ocasión bien pueden aspirar á ser reinas las hermanas Ondinas. Sus ejercicios en el aquarium son muy notables. Sumergidas en el agua bordan, escriben, duermen la siesta y hasta leen el folletín. Tres minutos resiste una de ellas sin respirar el aire libre, cosa que sería más asombrosa si no tuviéramos en cuenta que h a habido ministro en el actual Gabinete que h a estado sin respirar también todo el tiempo quo ha tardado en re- r LA n i í K M O S A GEKALDlIíE con acompañamiento de baile y con acompañamiento de I oles I d e los aficionados que gustan bajar al redondel ó acercarse al tablado para verlas más á su sabor, y e s preciso advertir que hay muchos miopce. Las h e r m a n a s Ondinas t a m b i é n son muy recomenH E R M A N A S OjS DINAS dables, y éstas son artistas que pertenecen á otro elemento: son las reinas del agua; ya se sabe que los reinados en el circo son muy fáciles de conquistar, y que para ser reina del alambre ó solverse la crisis. La bella Geraldi ne, que tantas sitn patías c u e n t a en Madrid, h a vnelto á hacer su presentación en este circo, tras u n a breve estancia en el apeadero de la Comedia. ¡La Geraldine tuvo la noche de su presentación aplau sos y flores; flores para prenderlas en HEKMAIvAS ONDIK AS su hermoso busto, y flores d e los hombres al pasar, para halagar su oído. Y como ya n o m e queda más q u e hacer en el circo y ha llegado el último número, pongo al artículo punto final. L u i s GABALDON ARTISTAS ESPAÑOLES OJLBT 5.I E: IV La última temporada d e ópera en el teatro del Príncipe Alfonso sería de grata recordación para el público y el arte españoles aunque sólo fuera por haber dado á conocer u n grupo de artistas nacidos en España, y á quienes el público de Madrid, uno de los más exigentes y tiranos, ha aplaudido con el entusiasmo que el mérito merece. El público d e Madrid, que tributó tan justas como entusiastas ovaciones á la Lerma y á la Gardeta, tuvo ocasión también de rendir el mismo homenaje al joven barítono valenciano Gabriel Hernández, cuyo retrato damos con estas líneas. Dicho notable artista nació en Va- HKmíAKIDKZ lencia en 1866, y animado por Gayarre, completó en Italia s u educación artística bajo la dirección del maestro Lovati. Desde aquella fecha, sin tropiezos ni vacilaciones, convertido rápidamente en un verdadero artista, gracias á sus grandes facultades y á la sólida base de sus estudios, cantó en el teatro Principal de Valencia, Príncipe Alfonso d e Madrid, Calderón d e Valladolid, Principal d e la Coruíla, San J u a n d e Oporto, Real de Madrid, Vittorio Emmanuele d e Mesina, y otros importantes de Italia. El señor Hernández tiene ante si u n porvenir brillante y está llamado á poner muy alto el nombre de España en los escenarios extranjeros y nacionales.