Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
fisga con los gemalos quién está, y hasta se aplaude al terminar un número sensacional, ó antes, si ofrece peligro de muerte. El circo de Parish ha disfrutado sieaipte del privilegio de reunir en sus martes á lo más distinguido de la corte; se ha hecho de moda, y la moda ya se sabe que ejerce la mayor de las tiranías. Si unimos á esto que el espectáculo entretiene y es agradable, la gente chic pasa muy bien las veladas, y hay quien no echa de menos los lunes clásicos del Español. Con las corrientes lian variado mucho los gustos del público. Hay quien prefiere unos trapecios volantes á un drama con tesis. Por eso casi es más exigente hoy el público en el circo que en el teatro. Y en lo que se refiere al circo tiene razón. ¡Hemos visto tanto fenómeno, que para conmoverse ó excitar el aplauso iiace falta que el numerito sea verdaderamente sensacional y que la orquesta deje de tocar dos ó tres veces. El circo, en sus primitivos tiempos tuvo otro carácter; los ejercicios de fuerza, las familias acrobáticas, la gimnástica, eran su característica. Hoy es otra cosa; domina la destreza, la habilidad, las cosas raras, las serpentinas, los jongleur, los clonwa excéntricos, los domadores de perros, monos, etc. Entre lo más notable que he visto este año, figura Mr. Unthan, el hombre sin brazo. s, que hace uso de los pies con m á s sentido que otros de las manos; escribe, pinta, juega á las cartas, fuma, tira al blanco, descorcha una botella, I qué sé yo I E s el único hombre del que no puede decirse desdeñosamente que todo lo hace con los pies. Otro de los aspectos del circo moderno es la pantomima; pero no la pantomima de los primeros tiempos, burda y grotesca, en la que toda la gracia consistía en que los clonws salieran vestidos de destrozonas, con una vejiga por polisón que estallaba en momento oportuno después de andar un rato á escobazos, desenlace inevitable, sino la pantomima basada en el cuento fantástico, con vestuario, decorado, atrezzo, golfos, y hasta con el argumento y cantares que tiene la obra. Ahí tenemos en P a r i s h u n señaladísimo éxito con la reprisse de La Cenicirnti inspirada en el conocido cuento de este nombre, y que este año ha sido puesta en la pista con inusitado lujo de sastrería y decorado; todo nuevo, hasta los niños. Más de doscientos chicos toman parte en ella, todos reclutados en los barrios de las Vistillas, Toledo, Lavapiés, etc. niños despejados, vivos,