Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y todo el que una veü la visitaba, El, parecía. u dolencia que la paz fué buscando, se había transformado el pueblo entero; y sus viejas costumbres despreciando, llaman á la posada su, casino, olvidan sus labores, y locos y sin tino tienen aspecto ya de jugadores, cuya avaricia sobrexcita el vino. ¡Pobre Arcadia feliz, ya sin reposo I ¡El vicio pernicioso mató por siempre tu tranquila calma 1 i Desde hoy tus campesinos inocentes antes tan sonrientes, cruzarán la existencia enfermo el cuerpo y negra la conciencia! Volvió á la corte á continuar su vida el Juan de nuestro cuento, y en Aldea- Serena no se olvida que puede pudrir ciento una manzana cuando está podrida. CELSO LUCIO