Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
planas, son capaces hasta de libar á hurtadillas el néctar de nuestros purísimos labios y de darnos además un par de pesetas, cosa no despreciable en estos tiempos que corremos, ó que nos corren. Una de las bodas anunciadas es la de la hija de los condes del Real- Espinazo con el aventajado y amarillento joven T Roberto Chascás, capitán de caballería y teniente de oído. No está resuelto aún si bendecirá esta unión el obispo de Trajanópolis, ó u n acreditado sastre de la calle de la Cruz, á quien h a n hecho al efecto ventajosas proposiciones. El trousseau, en el que abunda la gasa, ha sido confeccionado, como es consiguiente, en la Fábrica del gas, donde está expuesto al público (y á que se lo lleven) desde ¡as doce de la noclie en adelante los días festivos y lluviosos; y la eanasUUa, obra que, aunque pi- ematura, demuestra la previsión de los expresados condes, constituye una verdadera maravilla artística; sobre todo en lo concerniente al ramo de baberos, hay algunos de aspecto realmente conmovedor. IJOS recién casados piensan partir en seguida para sus posesiones de la JVIesopotamia, en donde pasarán la luna de nriel y quinche días más. Otra boda menos aristocrática, pero más ruidosa, registrarán en breve los anales de la historia. Para que mis lectores se fornren idea del ruido que el fausto acontecimiento ha de 5 meter, baste decir cpe se trata del enlace del distinguido timbalero D. Tritón Racataplán con la hija mayor del afamado pirotécnico, especialista en truenos gordos, D. Ramón Trompón y Borbotón. Un contrabajo compañero del novio, y la esposa de un artillero muy aplaudido, serán padrinos de los ruidosos contrayentes, quienes, como es natural, pasarán la luna de miel en las lagunas de Biiidera. No menos ha de llamar la atención el inesperado enlace de nuestra amiga Segismunda la Destornilla con Perico Porras (a) el Somormujo, tan estimado en los buenos círculos del Barranco de límbajadores. Del padre de la novia poco hay que decir. Harto conocidas son las simpatías de que goza Pepón en el barrio de las Injurias, y considerable es el capital que á fuerza de trabajar (honradamente á veces) ha llegado á reunir traficando en tripas de carnero y gafas de vista cansada. E n el equipo de la novia figuran camisas marcadas con muy diversas cifras, procedentes de las distintas señoras candidas á quienes la Segis sirvió de criada; y los calzoncillos del novio, no obstante su condición humilde, ostentan botones de hueso de tamaño natural donde quiera que hacen falta. La ceremonia religiosa se verificará en la trastienda de la mondonguería, siendo testigos el alcalde del barrio y un primo suyo recién llegado de Ceuta. Terminada la fiesta, los cónyuges, en compañía de sus pequefiuelos, partirán con rumbo á las Ventas de Alcorcen, en donde pasarán la luna de miel, que durará, por lo menos, hasta la mañana siguiente. Esperamos que el buen Pe ón, padre aniantísimo aunque mondonguero, al despren lerse de su hija hará de tripas corazón con la facilidail que es de suponer, dada su práctica en el manejo de las tripas. Cuando yo tenga noticia de otras bodas, me será nmy grato comunicar á mis lectores todo lo que me sea lícito revelarles acerca de las mismas. Por hoy hago punto, ya que no puedo liacer otra cosa. Tu. x P É R E Z ZÚÑIGA DIBUJOS DE MÉNnEZ BRIXGA