Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mejor corazón para albergar ent u s i a s m o s E n las palabras de aquellos baturros, en los saludos al general, se descubría una buena fe y una voluntad firmes. Desde la niña que se acercó á su coche para entregarle un ramo de flores, hasta el robusto mozo que le apretó la mano para decirle: Mi general, los aragoneses le seguirán á usted con alma y vida todo respiraba otro ambiente, noble y franco. Dificultosamente pudo organizarse la comitiva. La nraltitud luchaba para abrirse paso y salir fuera de la estación. La mayor parte querían subir al coche, gaEX l- KADA DE l O L A V I E J A E N ZARAGOZA nar la plataforma y sacarle en hombros; y si otro hubiera sido ol estado del general, difícilmente habría podido resistir al generoso empuje de aquellos entusiastas. La marquesa do Polavieja, asomada á la ventanilla del coche, seguía con placer todos los detalles de la escena. Así que la divisaron algunos, prorrumpieron en vivas á la Virgen v- del Pilar y á la tExceleiitísiina señora no faltando quien al ver su gracia y gentileza dijese con toda ingenuidad: iRediez y qué moceta! Por fin el movimiento calmóse u n tanto. El Ayuntamiento, la Diputación, el gobernador y la mitad del Cabildo, CÓ. MO SE QUEDÓ LA CO. MISIÓX 1) E ZAUAÜOZA pues la otra mitad esA N T E LA l K E O l r i T A D A S A L I D A D E L QEXHKAL peraba la llegada de Polavieja en el atrio de la catedral, pasaron á ofrecer sus respetos al vencedor de Oavite. A las pocos momentos apareció el general en el balconcillo del vagón. En triunfo fué sacado y conducido al coche. 111 paseo de Santa Engracia, el Coso y la calle de Alfonso estaban, como todo oí trayecto, espléndidamente iluminados. La Salve en el Pilar fué una de las notas más simpáticas. El general, al llegar al camarín de la Virgen, se desciñó la espada y la ofreció á la imagen. A la salida, el entusiasmo tomó más alientos, y la multitud siguió á Polavieja en triunfal marcha hasta el liolel del Universo. Después después, á cosa de las dos de la madrugada, se recibió un telegrama del Gobierno que coincidía con una anterior conferencia que ol gcjberuador de Zaragoza había tenido o m el ministro de la Gobernación, eu cuyo telegrama, conocido de todos, se invitalia al general á salir inmediatamente p a r a Madrid. Vuelta á la jornada caprichosa r O L A V l E J A Ol KECIENDO S r E S P A D A A LA V I K G E N D E L I I L A E LOS MADiiiLESos Á LA vifA Dj LA TAP. DE -í i viene 1 olavieju, ni almorzamos. del tren especial y llegada á Madrid cuando la gente menos se lo esperaba, á pesar de lo que fué imposible evitar el triunfo del bizarro soldado. a falta de Seguridad en la hora, las distintas opinio