Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Siguiendo el abreviado relato de la rampaña que comenzábamos en nuestro número anterior, recordaremos al lector amable que dejábamos al ejército griego retirándose sobre Farsalia, á los turcos dueños de todo el valle tesaliota, y á la -opinión en Grecia profundamente conmovida por la derrota indudable del ejército. Los jefes más caracterizados de la oposición formaron el nuevo Gobierno, que presidido por Mr. Ralli juró en manos del rey el día 30. Inmediatamente los nuevos ministros de la Guerra y del Interior marcharon á Farsalia á reorganizar el ejército, mientras el jefe del Gobierno declaraba públicamente que continuaría la guerra hasta dejar á salvo el honor de la nación. Entretanto los turcos ocupaban sin resistencia todas las poblaciones del valle de Tesalia, mientras los habitantes, poseídos de horrible pánico, emprendían un éxodo penosísimo en pos del ejército del diadooo. ME. KALLI JEFE DEL KUEYO GOEIEEXO DE GRECIA La opinión en Atenas fué calmándose poco á poco, reanimándose del todo y cobrando nuevas esperanzas con motivo de las repetidas victorias de la brigada Smolenski, sobro todo en la batalla de Valestino. Los griegos rechazaron con serenidad pasmosa el ataque de los batallones turcos, muy superiores en número, y piísose de manifiesto la buena organización de la artillería griega, que jugó con mucho acierto en el combate. E n cambio el coronel Manos fué en el Epiro de derrota en derrota, teniendo que retirarse á Arta todo el ejército de aquella región. El coronel Vassos, jefe del ejército de ocupación en la isla de Creta, fué llamado á Atenas y encargado del mando de las tropas del Epiro, en sustitución del coronel Manos. E n los alrededores de Farsalia volvieron á combatir Con ventaja los griegos, cubriéndose de gloria el príncipe Constantino y el coronel Smolenski al rechazar los ataques de la caballería y de la infantería turca. La noticia de esta victoriosa resistencia produjo en Atonas el natural júbilo, bien pronto trocado en decepción amarga al saber que todo el ejército de Farsalia se retiraba de nuevo, buscando ahora posiciones en los alrededores de Domokos. E n efecto; los batallones turCOMÉATE D E VALKS riíCO. LA A R T I L L E R Í A GKIEGA TO. VIAXIIO POSICIONES cos, convenientemente reforzados por Edhem- Bajá, dieron á Farsalia una acometida decisiva, apoderándose de la ciudad sin resistencia, como había ocurrido en Larissa. Valestino fué recuperado también por los turcos, que entraron del mismo modo en Voló, preparándose á atacar en Domokos al grue; s o del ejército griego. íifi fCÍf, Por humanidad y por conveniencia urge la intervención de las potencias en esta guerra, cuyo resultado militar ya está descontado. Prolongándose la pasividad de las naciones, es fácil que la desesperación se apodere del pueblo de Atenas jfque el engreimiento de los turcos por sus fáciles y repetidas victorias h a g a dificilísimo más tarde el arreglo diplomático de la cuestión. r X La g- uerra turco- helena ATAQUE DECISIVO D E LOS TURCOS SOBKE F A R S A L I A Leí Blaclt and Whlte