Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
J u n t o al ganado caballar, cl vacuno, el de los tendidos, la gracia y la sandunga; en los palcos, cerda, las muías, toda una riqueza semovienla belleza incomparable de las mujeres, teniendo te que recibe la luz del nuevo día con el bl ui por marco el movible perfil de la mantilla y la cado son de las esquilas ó el repiqueteo de lo tarata de seda de los mantones de Manila que sirven ele tapices, sobre los cuales lucen en algún palco cascabeles. El gitano clásico con sus patillas sus bordados y sus galones los capotes de lujo de de boca de hacha, el cambalachero decidor é incansable, el paéste ó del otro nialurdo c o n aparientador. cias de candido y diT r a e d á España chos de Séneca, to todo el lujo de codos los tipos eternos ches caballos del y sabidos de una feBois de Boulogne, ó ria española se ven llevad á éste toda la en la de Sevilla, sagracia y toda la herniosura de España, zonados con la sal de y tendréis la feria de la tieri a y aumentaSevilla á la salida dos por la importande los toros. El crecia y el valor del púsculo m a t u t i n o ganado andaluz. n w llevó el comercio á La feria por la mala feria: cl crepúscuñana es de los felo vespertino lleva el riantes, como la feria Ví í señorío, las mujeres por la tarde es de g- uapas, los ingleses los chiquillos y de la admirados, los andaP A S A B E L A D a H I B K R O CONOCIDA POK EL P A 8 A L I L A S gente que no disluces orgullosos de tingue es decir, de su tierra, espléndidos siempre, y más espléndidos en los la gente que no ha ido á los toros. Ir á Sevilla y no ver días de feria: cuando la naturaleza no es avara, tampoco los toros de feria bien merece por castigo el que allí dan sus hijos lo son. á los no aficionados; el aporreo de los bombos y tambores frente á las barracas de los hércules y mujeres gordas, El paseo central está lleno de carruajes, dice el malogrado Más y P r a s t describiendo el aspecto más interesanlos teatros de fantoches con la eterna venganza de Don t e de la feria, y los carruajes de hermosas; poco después Critobita, el de la porra gorda, las figuras de cera, asomlas farolas y las bro de la humanidad adolescente, y el pequeño comercio estrellas de gas de baratijas é inutilidades en los puestos y tenderetes de precio fijo é igual i) ara todos los ai ticulos. se encienden, los jtáft jHfea Entretanto, la nata y flor de Sevilla y de la colonia fov e h í c u l o s des- an BEa S: 3 v aparecen uno á rastera, ellas con la mantilla imponderable, ellos con el uno, y el moviconsabido sombrero claro cordobés, están reunidos en la a anifamosa plaza de toros, donde toilas las cualidailes de la raza meridional tienen su asiento y su separación: en el ruedo, el valor inilomable v entusiahla; t U á: t EL PASEO WS TTN A MANAKA D B F B E I A