Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CAUSA CRIMINAL FRAGMENTO DEL MONOLOGO REPRESENTADO POR EL SEÑOR RUBIO PRIMER ACTOR DEL TEATRO LARA Señores Magistrados: Conmovido 5 atónito lie escuchado la sólida pero frágil acusación fiscal. Es un negro edificio sin pimientos digo, sin cimientos un castillo de naipes que se liace cisco al soplo del más suave vendabal. Ese hombre que tenéis delante, ese desgraciado que se sienta en el duro banquillo, no es criminal, no puede serlo, no debe serlo, no quiere serlo. Basta mirarle pa ra convencerse. I,o dicte s i aspecto candoroso, su actitud humilde, su triste silencio. Padre de una numerosa familia digo mal, hijo de una numerosa familia, se dedicó al obscuro oficio de la carbonería. Su malogrado padre era confitero, pero muy decente, sin embargo. Como es natural, el medio ambiente del establecimiento dulcificó ol carácter de Cabeza (hijo) Nadie podía esperar de él un hecho criminoso. Pero ¡ah- Cierto día aciag O y nefasto ¡recordarlo apena! S e r a f í n mató, Serafín robó. ¡Si, mató á su casero, al cual le debía once mensualidades! Esto de las mensualidades constituye una circunstancia atenuante, porque revela mucha constancia y acendrado cariño á la finca en que habitaba. El casero apareció asfixiado; y ¿quién os dice, s e ñ o r e s magistrados, que el procesado no le mató distraído al darle u n apretado abrazo? J Que le abrazó demasiado tiempo: ¡eso es todo! ¿Xo mató Nerón á Britanieus de la misma manera? A la vista del cadáver, Cabeza se ofuscó, se cegó, y ya puesto á ello, se entretuvo en matar á los cinco niños que tenía su víctima, dos de pecho y tres naturales Ijuego despabiló á la nodriza. Pero justo es reconocer, en descargo del acusado, que cuando no quedó nadie j I