Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOSMITOKIO DE NIJÍAS y en invierno el sol del Mediodía, ocioso es encarecer las condiciones higiénicas que reúno el nuevo Asilo. Eodeado éste de numerosas filas de árboles, envuelto en balsámicos aromas, alegrando la vista con aquellas masas de ladrillo capricliosamente orladas de azulejos, el palacio de la Caridad tiene una fisonomía simpática que atrae desdo luego el alma de quien por primei a A CZ lo visita, y de aquellos que sin visitarlo contemplan desde los paseos de la Moncloa el conjunto de los edificios del Asilo. Desde el mes do Junio de 1895, en que Su Majestad la Boina inauguró los Asilos, y á pesar de que la caridad madrileña atendía pródigamejite á los heridos y e n f e r m o s procedentes de Cuba, no lia olvidado el Asilo de Santa Cristina, donde sin ayuda oficial ninguna y mcrec l á la fe inqtiebrantable de su fundador y do los que le secundan, encuentran alivio á sus penas más de trescientos desgraciados. T. hUCA DR TEISA DORMITORIO DE A D U L T A S FotograjLai de Frmizen