Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
iPlM, PAIVÍ, PUM! La coquetísima Irene se ríe de la fortuna; 1 no se entretiene ninguna on lo que ella se entre ti t ne 1 Como es arrogante y bella, tiei e siempre adoradores que la requieren de amores y que se muerfn por ella; y por el sistema opuesto al que usan esas señoras que ponen á todas horas ceño adutto y agrio gi sto (con lo cual pasan la vida sujetando al que Iss ama, pues siempre aviva la llnma la indiferencia fingida) ella es cariñosa, amable, se dedica al amor serio, con su encantador misterio y su dulzura inefable. Y cuando ya, s tÍKfeeha la víctima, se figura que su victoria es segura y su triunfo cosa he. -ha. de repente la taimada se olvida de lo pasado, deja la pasión á un lado 1 y aquf no ha pasado nada! Esas mujeres que son 2o nocidas por coquet- ts, y que dicen los poetas que no tienen corazón, suelen hacer puco daño, porque se espera el disgusto, y á nadie coge de susto cuando viene el desengaño; pero matan á cualquiera las del sistema de Irene, porque el desengaño viene cuando menos se le espera. El símil no será bueno; pero, en fin, ¿quién no conoce el pim, pam, pum, cuyo goce entretenido y ameno entusiasma á los muchacho? que entre barullo y chacota derriban con la pelota diferentes mamarrachos? Pues bien; si no se equivoca la raaledioencia, tiene otro pim, pam, puin Irene, y en él arregla y coloca con sus hechiceras manos centenares de figuras de distintas cataduras: militares y paisanos. Cuando tiene buen humor (y no la falta un momento) se pone á ensayar su invento del pÍ 7 n, pam, pum del amor, y ríe como una loca cuando apunta y alza el brazo... y tumba de un pelotazo el muñequillo á quien toca. Ora cae un capitán de r stTo ceñudo y fiero; ora se humilla un banquero con chistera y con gabán y ocupa el sitio en seguida otro igual, si la conviene ly así va pasando Irene la juventud divertida! Pero layl ¿á quién se le ocuHa que en este juego inocente hay un peligro evidente? Porque, ¿y si un día resulta que, aunque tarde y con trabajo, se enamora, anhela y quiere, y al muñeco á quien prefiere se le encuentra boca abajo, ó con la cabeza rota, ú otro desperfecto grave? I Porque ella tira y no sabe dónde va á dar la pelota I SiiíRsio DELGADO