Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
BALANZAS AUTOMÁTICAS to, suele desecharse un 30 por 100 que tiene exceso ó defecto de peso. Mientras éstas se disponen á ser refundidas, las buenas pasan á la acuñación. Si sufriese extravío una chapa de oro de las que se hallan en condiciones de acuñarse, liabria mucha gente que no se tomaría la molestia de cogerla del suelo. Tal es la mala cara que tienen. Ahora bien; resulta maravillosa la transformación que en ellas realiza un solo golpe de máquina. Se cambia el color opaco y sucio por otro brillante y de limpieza extraordinaria. Y aparecen perfectamente grabados el anverso y el reverso, los bordes y las gráfllas. Todo al simple choque de los troqueles. En otros tiempos se hacía la acuñación por el sistema del volante, que aunque todavía conservan algunas naciones, como por ejemplo Inglaterra, lo cierto es que puede considerarse totalmente proscrito. Desde 1846 so usa por casi todos los establecimientos consagrados á la fabricación de moneda la prensa de vapor inventada por Uhlhorn y perfec (donada por Thonnelier. Reemplaza la percusión por la acción de una palanca articulada que se mueve de arriba abajo, y recibe impulso de una manivela puesta en contacto con la máquina de vapor. I a adaptación de la virola partida á la prensa realizada por Thonnelier, ha hecho posible la inscripción de las leyendas en relieve sobre el canto. I. a Fábrica Nacional de Madrid cuenta con seis prensas del sistema indicado para monedas grandes, oclio para las medianas y cinco para las de inferior tamaño. Con sólo las seis primeras máquinas, construidas con arreglo á los adelantos modernos, cabe producir en un día 100.000 monedas de oro de 100 pesetas cada una, y en caso de urgencia (por desgracia, no llegará nunca) se puede hacer ascender el resultado de tan fecunda labor á la cifra de 125.000 monedas. Respetabilísima producción diaria de doce millones quinientas mil pesetas, ó sean cincuenta millones de reales. G A B R I E L R ESPAÑA Fotografías ííe Franzen ACUÑACIÓK D E L A MONBDA