Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
más grand (i, más valiente, j más soj rano iuc ha pisao en la vida ningún ruedo? -Bueno, ¿y qué? -Ná; que ya está contratao, y que esta temporada le veremos; es decir, le verán porque tú sabes (jue desde hace dos años que acordísmos He yo fuera el cabeza de familia. estoy parao, y ni para un remedio me lia salido trabajo pa ayudarte á sostener el domicilio interno. -Bueno; ¿pero es que á ti te ha faltao algo? ¿Jío has tenido tus mudas á su tiempo? ¿Te ha faltao tina vez pa tus apuros? ¿Xo te be sacao la capa pa esto invierno? Pues entonces, gandul, ¿de que te qucja, s? Vguárdate, mujer, si no me qticjo. Si todo es por Gucrrita; nro conoce y sabe mi afición por el toreo, y me distingue; y como toa la vida por una ú otra causa he dao ejemplo de ser el abonao más consecuente y de ocupar too el año el mismo asiento, siempre cuando salía la cuadrilla Gueri a me saludaba desdo lejos; y es lo que digo yo: si llega este año y mira y ve cu mi sitio otro sujeto, so va á creer que estoy ahora de golfo y va á forjnar de mí muy mal concezlo. ¿Sí? Pues mira, lo siento por el (Juerra; se va á quedar el pobi e hasta en los huesos de lo c ua va, á sufrir tanta corrida sin poder saludarte desde lejos. (iué pona va á pasai- el i) obrecito al vei otiT) oítupando a ucl asiento! rcn- o eso (piió decir ue no hay abono y que tii te echas fuera? -Por supuesto. ¿Pero es ue tú has soñao que soy el Banco y tengo los millones del empréstito? -Pero oye, ven acá: ¿qué es la familia? Una nave. ¿Y el hombre? El marinero (uo tié que dirigirla con cabeza, pa lo cual tié que estar muy sastifecho. Y si se enfada un día, ¿qué sucede? Que too se cambia por venir mal tiempo, y os natural, la nave se deshace, se pone enfureció el marinero, lo da el palo mayor á la señora, y é 1 tiene que acudir al salvamento, ú séasc al dinero por alhajas, i opas nuevas y usas y otros efeztos. Conque ya sabes lo qtie está indicao. Que yo sin ver al Guerra no me quedo. ¿Pasó la tempestad? -Como tú quieras. Nunca h a b r á estao más despcjao el cielo. ¡Si tú has de disfrutar más que yo mismo! ¿uo llega la primera, por ejemplo, y estoy do buen humor j digo: vamos, que quiero yo que sepas lo que es bueno. Y me pongo la ropa del domingo, y (pie te envuelves tii con tu pañuelo, y toas aquellas rosas do colores se ciñen amorosas á tu cuerpo, y tomamos los dos una mañuela y nos vamos así, tú dando celos y yo quitando moños y queriéndote más que quieren los ángeles al cielo. -Anda, arrastrao, que ya me has convenció. -i Lo fiue es un hombre! cuando tiene mérit (jí OíT. so LtJCTO CUENTOS J 3 ATÜRR 0 S, von GASCÓN 4 v l! fc -Tu padre es tío mío. -I Me queda poca I Kediezl iO p erra de hombre