Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
da, la duquesa de Alba. En aquel conmodo admirable el severo traje de la cierto tomó parte, cantando por última Doña Juana la Loca del cuadro de Pravez delante de la sociedad aristocrática dilla. de la que había sido el ídolo, el inolvidaPero la fiesta más memorable de esta ble Tamberlick, sol que descendía á su casa en estos últimos tiempos fué el conocaso, mientras nacía esplendoroso otro cierto y la feria celebrados á beneficio que también se aplaudió allí aqueUa node los pueblos víctimas de los terremotos che, y que, por desgracia, debía durar del año 1884, y que tuvo lugar el martes muy poco: el malogrado Gayarre. 27 de Enero del 85. Volvieron á honrar la morada de los Duques los Reyes y las En honor de la reina Cristina, recién Infantas, y tomaron parte en el concierto llegada á España, se dio un baile magníla Srta. Teodorini, la Pasqua, Massini, fico, al que asistió la hermosa soberana DUQUESA DK ALBA Baldelli, Batistini y los principales artiscon su esposo el llorado rey D. Alfonso tas del Real. La magnífica sala se había X n las infantas doña Isabel, doña Paz convertido en un real de feria con un y doña Eulalia, y los archiduques Bajardín de verbena; allí había, servidas niero. por aristocráticas beldades, tiendas donOtro de los bailes más notables de de se vendían flores y copas de Chamaquella espléndida casa fué el segundo pagne, y una chocolatería andaluza, trade trajes que se celebró el 25 de Febrero sunto de las de Sevilla. de 1884, aprovechando aquel breve período de paz y bienandanza que disfrutó El marqués de Riscal costeó un númela nación en el reinado de D. Alfonso ro extraordinario de El Día, que ilusx n Asistieron los soberanos, vistiendo traron Mélida, Gomar, Beruete y el made uniforme el rey, y un traje de caprilogrado Lengo, y que fué vendido durancho representando la Primavera, según te la fiesta por la hija de los marqueses las alegorías de! siglo XVIII, la reina de la Romana y la del conde de Valencia MAEQUESA DS LA LAGUNA dofia Cristina. Los acompañaban la inde Don Juan, que hoy es la señora de fanta doña Paz con un trajeestilo Vateau, Osma. y su esposo con los atavíos de la época Después de la sentida muerte del made Carlos V. logrado rey D. Alfonso XII no volvió á El duque recibía á sus invitados vesticelebrarse ninguna gran fiesta en aquella do á lo gran señor de la corte de Felicasa, aunque no dejaron de abrirse sus pe II, con rico traje de terciopelo y seda hospitalarias puertas para un círculo negra; la duquesa estaba espléndida luescogido, y un baile pequeño al que las ciendo las asombrosas galas de la corte señoras asistieron luciendo pañuelos de Luis XVI. La comparsa que se formó de Manila recordó las pasadas iniciay que desfiló delante de los Reyes era la tivas. Comedia del Arte, según las tradiciones Hace tres años murió aquel noble caitalianas. La infanta doña Isabel era Coballero que ha ocupado con tan justos ralina; su hermana la infanta dofia Ealatítulos puesto eminente en la sociedad CONDESA BE PISOHEEMOSO lia, la graciosa y traviesa Colombina; la de Madrid, y que deja el recuerdo de duquesa de Alba, Isabelle, luciendo un servicios como el que prestó á su patria rico traje de terciopelo rosa y todas sus desde la embajada de París con el faperlas y esmeraldas. La Dama cómica moso tratado de comercio, que fué maera la vizcondesa de la Torre de Luzón; nantial de prosperidad para nuestra dela Musa de. la Comedia, la condesa de calda agricultura. Su ilustre viuda, la que Peña Ramiro; Arlequinetta, la señora de con él compartió su honrosa vida, guardó Sil vela; Berneta, la marquesa de Cas un luto riguroso, apartándose por comtrillo; Bossina, la entonces señorita de pleto de la sociedad, y sólo dejó las neOsma y hoy señora de Cánovas del Casgras vestiduras cuando la primavera patillo; y Florinetta aquella hermosísima sada im fausto acontecimiento, la boda Mad. Stuars, esposa del caballero que rede su hijo primogénito con la encantapresentaba por entonces á Holanda en dora hija de los duques de Bivona, llenó Madrid. El marqués de la Mina vestía el su alma de alegría. DUQUESA DE OSUNA traje de Bertram, y su hermano el de Volvió á vestir, para recibir á su nueva Castel- Moncayo, el de Leandro. Llamaron mucho la aten- hija, sus g: y con la hermosa descendiente de los ción en aquel baile la marquesa de la Laguna, que iba de Alvarez de Toledo penetró en el antiguo y nobilísimo palaBeina de Satoa luciendo las joyas más deslumbrantes; la cio de Cervellón un rayo de sol de primavera mensajero de entonces marquesa de Villa Mantilla y hoy de Squüache, esperanzas, y cuantos han frecuentado aquella mansión de Odalisca; la duquesa de Osuna, de Zoraida; la de Va- de grandes señores hacen fervientes votos para que se lencia, de Emperatriz Josefina; la vizcondesa de Irueste, vean cumplidas y pueda ver la noble dama señora de de Mad. Becamier; la duquesa de Sessa, de Isabel I de aquellos dominios reproducido con figuras de sus nietos Inglaterra; la marquesa de Viana, de dama de la corte el precioso grupo escultórico que representando los juede Luis XV; y la marquesa de Molins, copiando de un gos de sus hijos adorna la galería de su palacio. Fotografías F. JPebas y A. Baroia KASABAL