Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDADES El conflicto de Creta -iMi LA C I U D A D D E CAKBA Hoy que Europa toda tiene la viata puesta en esa isla, de donde puede saltar la chispa que encienda la guena tan temida y tan cuidadosamente evitada por las potencias, mientras los pueblos se arruinan en armamentos, parécenos útil recordar, para que fácilmente pueda seguir el lector los relatos de los sucesos de Creta que el telégrafo nos transmite á diario, algunos datos geográficos é históricos acerca de la isla cuya dominación se disputan turcos y griegos. La isla de Creta, llamada Candía por los venecianos, la isla de las cien ciudades de los antiguos, se halla situada en el límite meridional del mar Egeo y pertenece hoy á Turquía, por más que la geografía, la historia y la etnografía la hagan realmente griega. Por su extensión es la cuarta isla del Mediterráneo, siguiendo en importancia á Sicilia, Cerdefia y Chipre. Mide 260 kilómetros de largo por 12 á 55 de anchura; su superficie es de 8.580 kilómetros cuadrados. Su población es de unos 300.000 habitantes, en su inmensa mayoría cristianos, componiendo el resto mahometanos y judíos. Excepto en la parte que mira al Peloponeso, la isla de Creta está rodeada de profundos abismos marítimos, lo cual, unido á las condiciones especiales de sus montañas, la presentan como una fortaleza excepcional. En la costa Norte y algo á Occidente encuéntrase el cabo Espada (365 metros de altura) y junto á él la bahía y ciudad de Canea, detrás de la cual están las célebres montafias blancas. Eeproducimos en esta plana una vista panorámica de esta ciudad, en cuyas aguas se hallan fondeadas las escuadras de las potencias. Greta se divide en tres provincias: Canea, Retino y Candía. Los montañeses del interior se vanaglorian de conservar en toda su pureza la raza de los tiempos de Minos, sin mezcla de sarracenos, venecianos ó turcos, que en sus invasiones han dejado levadura de su sangre, sobre todo hacia el litoral. Por su carácter guerrero y el prestigio de sus armas, son estos montañeses el terror de los turcos y de sus mismos compatriotas. La población musulmana ocupa principalmente las partes fértiles de las llanuras y los valles próximos á las ciudades. Estos musulmanes, de origen cretense, se diferencian tan poco en el modo de vestir de sus compatriotas cristianos, qae se les distingue muy difícilmente por el traje. El candiota es muy hospitalario. Habita casas bajas de techo, pequeñas y destartaladas. Es sobrio y sufrido. A medida que Grecia, bajo el reinado inteligente del rey Jorge, se ha ido reconstituyendo, entablando sólidas amis-