Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDADES La Infanta doña María Luisa Fernanda de Borbón fc 1846 1897 En el suntuoso palacio sevillano de San Telmo, habitual residencia de los duques de Montpensier, falleció el día 1.0 del corriente la duquesa viuda Serenísima Señora dofia María Luisa Fernanda de Borbón, infanta de España. Su vida ejemplai- ísima, su ardiente caridad y sus virtudes hicieron de la Infanta, como por antonomasia se la llamaba en Sevilla, una figura respetabilísima para toda la nación y adorada en la hermosa capital andaluza, á la cual dio siempre testimonio de sus cariñosas aficiones, no sólo ejerciendo diariamente y con mano espléndida la verdadera caridad modesta y callada, sino también haciendo al pueíblo dé Sevilla donativos tan importantes como el de los extensos jardines que hoy constituyen el Parque de María Luisa La vida de doña María Luisa Fernanda de Borbón ea conocida por Cuantos aman la virtud y el verdadero patriotis mo; hija de reyes, supo ocupar dignamente el alto puesto á que nació destinada, socorriendo noble y generosamente á cuantos acudían al amparo de su beneficiosa protección. Madre de la reina más popular y más cariñosamente acogida por España, supo sufrir con santa resignación la dolorosa pérdida de hija tan amada, cuando era la esperanza de la nación por las raras dotes que la adornaban, y el encanto de su joven esposo por la espléndida hermosura y celestiales virtudes que en la malograda reina resplandecían. Acompañando á estas líneas de sentida necrología tenemos la fortuna de poder ofrecer á nuestros lectores dos fotografías, cuyas fechas abarcan toda la vida de caridad y virtud de la- duquesa viuda de Montpensier. El primer retrato es de la época de su casamiento con el hijo menor del rey de los franceses. La ceremonia tuvo lugar en 1846, el mismo día que doña Isabel II, hermana de la duquesa que acaba de fallecer, celebraba también matrimonio con D. Francisco de Asís. La segunda fotografía es recientísima; en ella ostenta la duquesa los negros hábitos, que no ha dejado de vestir desde la muerte del duque su esposo, ocurrida en 1890.