Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Buena fortuna es para el Gobierno y para todos que se trate de un plan de reformas. Si en vez de plan llega á ser una cazuela de arroz, no estaría pasada la sopa que digamos cuando llegase la opor. tunidadl Mejor es esperar. Cada día que pase puede variar la moda, y ésta es muy importante en la historia de los progresos políticos. Aunque también, si aguardamos á la última moda, podemos pasarnos la vida con la tela al hombro, como el loco del cuento. El Sr. Sagasta no sale de casa. Como el tiempo es malo, aguarda sin duda tiempos mejores, y á cuantos reporters pretenden arrancarle éstas ó las otras declaraciones, contesta invariablemente tocándose el ala del sombrero: -Dispense usted que no me descubra, pero ya ve usted los vientos que corren. ¿No va usted al banquete de Palacio? le preguntaron el día 28. -Cuando el partido no come, respondió D. Práxedes, estarla mal visto que yo estuviera de servilleta prendida. -Y á la Jura, ¿no va usted? -A la jura, sí; que me traigan el uniforme. ¿Está usted loco? ¿Va usted á ponerse el uniforme para ver á Vico La jura en Santa Gadea en el circo de Price? -I Ahí ¿Quién piensa en eso? lOomo estábamos hablando de Palacio! Este desorden en las conversaciones no puede menos de disgustar al ilustre jefe de ese partido, modelo hoy de disciplina, orden, clasificación y regularidad desde que D. Alberto Aguilera anda en eso de la reorganización de los comités. Hoy es la Latina, mañana la Universidad, al otro Buenavista; cada dos días desfila un comité por delante de don Práxedes, que se hace lenguas de la marcialidad y apostura de esos conmovedores órganos políticos. ¿Hay más, Lisardo, digo. Aguilera? pregunta el jefe, comprendiendo que la alfombra va á durar este año mucho menos que en años anteriores. -Más hay, sí, señor; ahora va usted á ver el del Congreso. -I Caramba 1 Yo he visto estas caras otra vez. Escuche usted, D. Alberto; ¿de veras no hace usted dar vueltas á los comités por detrás de la cortina? -No, señor, no; es que á comité por distrito, saque usted la cuenta I Esta clasificación por zonas, distritos y barrios con arreglo á la división municipal, tiene ventajas innegables para el caso de que surgiese una crisis política de la noche á la mañana. Cada distrito tiene sus campanadas y sus golpes de pito, que pueden considerarse como toques de aviso para los respectivos comités. La prensa extranjera, que tanto ha dicho en pro del talento organizador del general Azcárraga, no se ha fijado todavía en esta otra maravillosa organización, que permite poner en pie de presupuesto cinco ó seis mil fusionistas á los dos minutos de dimitir el gabinete actual. Ya lo dijo un pensador que sin duda estaba cesante: -Los partidos se gastan en el poder y se robustecen y fortifican en la oposición. En efecto; lo de los conservadores todo está gastado. Que lo diga el ministro de Hacienda. Eu cambió, los fusionistas tienen una porción de comités contantes y sonantes. Y sobre ello, todos los remedios que puede necesitar la patria. Un programa económico, unas reformas antillanas que no hay más que pedir, y por si la crisis surgiera antes de que suba el termómetro, una receta contra los sabañones. Luis KOYO VILLANOVA Elir. GB SX CILLA