Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A OCHO DÍAS VISTA La guerra fuera de cuenta. -Lo que saldrá. -Un proyecto de reformas por barba. -El plan del Gobierno- En casa del Sr. Sagasta. El desfile de los comités. La guerra de Cuba está ya fuera de cuenta, según los despachos del general; de suerte que el advenimiento de la paz y el bateo consiguiente serán cosa de pocos días. Claro es que no podemos adivinar el sexo del nene esperado; puede ser Paz, aunque también puede ser Pez; mas como en todo caso necesita mantillas, fajas y gorritos, el previsor Gobierno de D. Antonio, que en materia de reformas lo mismo cose en blanco que en color, está hace tiempo ocupado en la confección de la canastilla para el recién nacido. Sencillísima y grata tarea, puesto que en ella todo se reduce á coser y cantar. Por eso, sin duda, cada maestrico tiene su librico, cada político su manera de matar pulgas separatistas, y cada partido su programa de reformas completo y gacetable; con privilegio de invención et avec ou sana garantie du onde Sam. Si tan importante para la terminación de la guerra y tan decisiva para nuestro buen nombre en el mundo diplomático es la concesión de las reformas políticas á la grande Antilla, parece lógico que la confección y planteamiento de aquéllas fuesen obra nacional, iniciada, sí, por el Gobierno, pero madurada por las Cortes y aun sancionada por un plebiscito. Todas las precauciones son pocas cuando se trata de conocer la voluntad del verdadero conde. Pero hemos optado por el sistema opuesto; el de la pluralidad de reformistas habitados, sin duda porque en la variedad está el gusto y porque así pueden ver las naciones extranjeras que aquí nos sobra de todo: hombres cuando precisan, dineros cuando hacen falta, y planes reformistas cuando ha llegado la hora de ellos. Con un mapa de Cuba en una mano y unas tijeras bien templadas en la otra, ¿qué de combinaciones reformistas no pueden hacerse sobre la apaisada carta geográfica de esa isla, que nunca como ahora podemos llamar de nuestros pecados? Pues hágase cuenta el lector que cada político tiene unas tijeras y delante dé ellas una resmilla de mapas de Cuba para hacer ejercicios de tijereteo. Bonita colección de recortes para hacer sombras chinescas en la pared! Para eso servirán únicamente todos los proyectos y planes que vienen haciéndose de dos afios á esta parte, menos naturalmente! el del Gobierno, que éste terminó hace días, y para cuyo planteamiento sólo se aguarda una feliz oportunidad en los sucesos de la campaña.