Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
P i ft; f í í -J, tmr K. m. -l, LEY ETERNA Murmuráis del marqués de Fuente Chica, descendiente de muchos potentados, persona alegre, gastadora y rica, que libre de quehaceres y cuidado? de disgastos y penas, va derrochando el oro á manos llenas. Para vuestro rencor halláis motivo en esa holganza del marqués, que viene á ser insulto vivo al que nada disfruta y nada tiene. Y decís que es un crimen la existencia de tales caballeros que el jugo dulce de la vida exprimen, mientras miles de obreros jamás por el trabajo se redimen. Él, es verdad, reposa en colchones de plumas, y tira en las orgías grandes sumas con una esplendidez escandalosa; y en tanto, centenares de infelices, con mala ropa y alimento escaso, no tienen más alfombras y tapices que el quicio de un portón y el cielo raso. Pero el noble marqués de Fuente Chica, jugador, holgazán y majadero, á cuyas manos afluyó el dinero que juntó mucha gente avara y rica, tiene que ser así, loco, aturdido, manirroto, sin freno y sin prudencia, porque está, sin saberlo, poseído del papel que le dio la Providencia. Es preciso que en todos los momentos, en juegos, en caprichos y en orgías, lance á los cuatro vientos los ahorros de un siglo en cuatro días, que derroche sin tino ni cuidado, y el oro á tanta costa amontonado, que en sus manos se funde por medio del crisol de los placeres, vuelva al fondo SOCÍPI, para que inunde fábricas, obradores y talleres. I Hay que hacerse la cuenta de que fuera peor si lo aumentara y, ordenado burgués, se contentara con vivir guapamente de la renta! Porque de ese otro modo que os parece pecado imperdonable, cuando él se muera pobre y miserable I la sociedad lo recupera todo I SiNKSio DELGADO DIBUJO DB M E S D E Z