Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tado se abrió camino entre la multitud, y salió á la calle, y halló el cielo no ya encarnado á trechos, sino incendiado tudo ól, como una hoguera; y volviendo á entrar en el templo, se arrodilló, sollozó, y sólo cuando salió el último fiel y comprendió que se iba á cerrar, tomó lentamente el rumbo de su posada ¿Creerán ustedes que iba arrepentido, que iba resuelto á quitarte del peligro y del pecado? ¡Ojalá! No por cierto. Sería no conocer la psicología de hombres como Román. Iba á la manera del esquife cuando una ola lo sube y otra lo baja, y sin embargo poco á poco se acerca al abismo. Al subir las escaleras de la casa de huéspedes ya casi había desechado el temor, y las lágrimas de atrición se habían secado en sus ojos Entró en el comedor con la fiebre de la culpable es peranza, con el vértigo de una ilusión que viste de flores cuanto toca Allí debía de esperarle María. J allí le esperaba en efecto; pero con. ella, en íntimo coloquio, se encontraba también un mozo de veinte años, de riguroso luto igualmente, y tan parecido á María, que el más ciego los tuviera por hermanos. Al entrar Román se levantó el enlutado mozo y le tendió una carta; y como Román le mirase sorprendido, dijo cortés y tristemente: -Es de su amigo de usted, del general Andueta. -I Del general Andueta! -repitió aturdido y sin comprender, Román. -Soy su hijo Esta es mi hermana- -explicó con afabilidad elmuchacho. -Aquí usaba él nombre de mamá, porque ya ve usted teniendo que ponerse á servir un apellido tan famoso como el de Andueta lío diga usted nada á nadie, que yo también vengo con ánimo de trabajar, y me da fatiga. Seremos Mestre hasta que Dios- -Pero... mi general su padre deusted- -tartamudeó Román, que temblaba con todos sus miembros. -Ha subido al cielo- 1 ff pronunció el mozo con solemnidad. -Escribió esta carta muy poco antes de morir, para recomendarme á usted porque decía que era usted su mejor amigo, su otro hijo, y que era usted muy bueno. -Y de esta vez, ¿ee dio Román por avisado? -preguntamos al Padre Saltar. Tan avisado que aquella misma noche se mudó á otra posada, y al año se casó con María ¡Un matrimonio ejemplar! 1 El granito de trigo! -exclamimos satisfechos. EMILIA PARDO BAZAS D 1 EU. IOS DE M É N D E Z B R I S O A