Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDADES La lotería de Navidad PROCLAMACIÓN D E L PRKMIO G R A K D E Ya pueden llover ronflii- tos sobre España, ya pueden recibirse al mismo tiempo cablegramas peEÍmistas de Cuba, noticias fatales de Manila y nuevos insultos de los senadores yankées (que con perdón así se llaman) todo se olvida, todo se relega por ¡o menos á segundo lugar, y huyen disipados los nubarrones que casi cegaron los ojos del pueblo cuando él día 23 de Diciembre, á primera hora de la mañana, los colegiales de San Ildefonso empiezan á dar vueltas al bombo donde se encierra la bola afortunada: la de los doce millones. La reproducción gráfica de ese momento en que todos los españoles esperan trémulos el misterioso instante en que la loca fortuna arroja al azar el más grande de sus aguinaldos sobre el bolsillo de cualquier afortunado mortal, non ha parecido no sólo la nota más interesante de la semana para nuestra sección de Actualidades, sino también la más oportuna y tónica, ya que el lector no encuentra á diario en las páginas de nuestra información, como en las columnas de todos los periódicos, más que notas sangrientas ó episodios terribles del combate, hechos heroicos á veces, pero en los cuales la figura del héroe se destaca siempre sobre el rojo encendido de la generosa sangre española. Todo es júbilo, alegre ansiedad y regocijada esperanza en el pueblo de Madrid el día 23 por la mañana. La Casa de la Moneda y sus alrededores están llenos de inmenso gentío; los reporters han tomado sus medidas para hacer llegar antes á las redacciones la fausta nueva. Entre los corresponsales de provincias hay verdadero empeño de amor propio por batir el record telegráfico ó telefónico; cinco minutos después de salir el premio gordo y su númtro correspondiente en el otro bombo, la noticia es conocida en todo Madrid y corre por todos los hilos telegráficos; listas, listines y suplementos, más ó menos verídicos, se venden á cientos por todas las calles, y el Madrid callejero presenta aquella tarde un aspecto especialísimo, imposible de comparar con día alguno del año. Un par de días sigu e de actualidad el gordo; desvanecidas las esperanzas de los jugadores, queda en todos la pueril curiosidad de conocer el nombre y situación del afortunado, efecto que produjo la noticia, número de personas que entrarán en el reparto, y luego los mismos detalles referentes al premio segundo y al tercero y al cuarto. Fotog. de Franzen, hecha durante el sorteo. ttfa