Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
otras no menos interesantes que tenemos á la vista y demuestran el humanitario celo que todo el personal de la Cruz Eoja despliega en el cumplimiento de sus fines. Como en medio de estos trabajos y tareas de la caridad española la figura del soldado herido ó enfermo es la más interesante, porque es el objeto de aquéllos, preferimos insertar las fotografías adjuntas, donde, bien en los lechos preparados por la caridad, bien ansiando la vuelta á sus hogares ya lograda la convalecencia, aparecen los simpáticos soldados que dejaron en la manigua la sangre ó la salud. Respecto á la ímproba tarea que El Imparcial se ha impuesto, tanto más fatigosa cuanto mayor es de día en día el éxito de su suscripción, pueden formarse idea nuestros lectores por los largos telegramas que insería nuestro colega procedentes de los puertos de desembarque, por las numerosas listas de donativos que inserta á diario, y por el orden y método verdaderamente admirables que tanto en la recaudación como en la distribución de los socorros despliega El Imparcial. Todos los redactores y empleados del simpático diario de la mafiana sobrellevan con gusto el exceso de trabajo que eso supone si no ha de descuidarse un punto la complicada confección de un diario cuyo parecer tanto significa para el encauce de la opinión pública. Distinguidos redactores del colega concurren en la obra común de KN LA RBDA. CCIÓIÍ D E EL I M l A R C I A L caridad en los puertos como Santander, y Cádiz, donde tocan tierra española los heridos y enfermos que vuelven de la guerra; ya en Madrid, otros redactores se encargan de recibir á los soldados en las estaciones del ferrocarril sin desatenderles un momento, y dentro de la Redacción misma pueden suponerse la atención y laboriosidad que son necesarias para recibir los donativos de toda la Península y llevar cuenta de los numerosos ofrecimientos que á El Imparcial se hacen. Preside estos trabajos el distinguido escritor D. Luis Tabeada, ayudado por los señores don Eamón Neyra, D. Arturo Vorcy, D. Carlos Montañés y otros muchos empleados ó auxiliares de la Administración de El Imparcial. Las cantidades recaudadas son entregadas diariamente al administrador D. José Gasset, y puede asegurarse que enla Redacción de El Imparcial no cesa un momento de día ni de noche esta ímproba y fecundísima tarea. Es, pues, una obra verdaderamente titánica y grandiosa por sus efectos y por las energías y entusiasmos que supone, la obra complejísima en la cual El Imparcial no desmaya mientras tenga de su lado el favor de la opinión y la omnímoda confianza de la caridad española. Los éxitos alcanzados por nuestro colega al organizar ías funciones recientemente celebradas en la Plaza de toros de Madrid y en el teatro Real, bastarían para satisfacer los anhelos más exigentes y para dejar cumplida Ja misión de El Imparcial. Este, sin embargo, ni ceja en sus meritorias labores ni decae un punto en sus entusiasmos mientras sigan llegando á los puertos de la Península los trasatlánticos con su triste carga de heridos y de enfermos, cuyas lágrimas de gratitud recibe conmovida la patria por la generosa mediación de El Imparcial. Fotografías de Framen