Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
HOMBRES DE CIENCIA Políticos, literatos, artistas, conucos, bailarinas, toreros: tales son los personajes de qne nos ocupamos constantemente en los periódicos los escritores de todos los países. T) e los sabios, de aqnellos á quienes debemos el pan de la ciencia, la salud, el progreso material, los grandes descubrimientos, las invenciones extraordinarias, apenas si hablan la prensa diaria ó la prensa ilustrada. Un crimen cele FASTIOXJR Y s u i A M I L I A CIENTÍFICA bre ocupará durante diez días la mitad de un periódico; el discurso de un embustero con nombre de hombre de Estado llenará columnas y columnas; del beneficio de un cómico malo haremos un acontecimiento. Y ¡qué poco espacio nos queda para los amigos de la humanidad! Comparadas la cantidad de líneas que la prensa europea ha dedicado á Ivette Guilbert con las dedicadas á Pasteur Charcot, Roux, Reclus, Chevreuil, llenan y tantos otros que no morirán jamás, resultaría una desventaja inmensa para los grandes hombres. JSÍuestro Echegaray no fué popular ni objeto de ovaciones hasta que escribió para el teatro, y sin embargo la ciencia le debía ya mucho. ¡Mejor para vosotros! me dirá alguien que prefiera leer los chismes y cuentos de la vida literaria y artística. Es verdad; pero es injusto. No debiera suceder lo que sucede. Millones de personas ignoran quién fué Kleper, pero todo el mundo sabe quién era Quevedo. Verdad es que la frivolidad humana es casi la mitad de la existencia. Preciso es que haya vulgo para que resalten las grandes figuras. Aun entre los sabios, los hay más ó menos interesantes. Entre el que descubre una estrella, ó sea