Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA GUITARRA DEL SOLDADO -Soldadito, Boldadito, ¿qué llevas en la mochila? -Llevo las armas del rey y el corazón de una niña. La boca me huele á ranclio, el pescuezo á corbatín, las espaldas á mochila y las manos á f ueil. Ya no q u i e r o m á s campaña en el bajo de Aragón, porque la ración de etapa se h a vuelto conversación. Primer domingo de Abril, I qué día tan sefíalado! metí la mano y saqué la bo. eía de soldado. El que quisiera saber de qué color es la pena, siente plaza de so dado y se ausente de su tierra. ¡Qué bien pai- ece un soldado en la ptierta del cuartel con el fusil en la mano aguardando al coronel! Estando de cuartelero fué y m e s apagó er faro; yegó er sargento de guardia, y á dambos mos alumbró. El pañuelo que me distes con puntas, para llorar, ya sabes que soy soldado y no lo puedo pagar. ¿Cómo quieres que vaya de noche á verte, si salgo de la guardia y entro en piquete? Estando de centinela, en la garita del campo, vinieron á relevarme cuatro soldados y un cabo. Cuatro cuartos me da el rcj y cuatro m e da la reina, y cuatro mi coronel, y cuatro mi coronela. Adelante, batidores, dar ejemplo al batallón, que la gente de bigotes debe ser gente de pro. E s tanta la fantasía de mi sargento primero, que le pido unos zapatos y m e da uu vestido nuevo. E n la plaza se oye gente, y en la plaza se ha de entrar: pena de la vida tiene el que se vuelva y a atrás. Dicen que la golondrina paga la mar en un vuelo; así la pasaré yo en cumpliendo, si no muero. A ser soldado m e voy y no tengo escarapela; dame una gota de sangre de tu corazón, morena. I Lástima de esa carita que se la coma la tierra, pudiéndosela comer un soldado de la reina! Ya se van los quintos, madre, por la puerta de Alcalá. Ya se van los quintos, madree: sabe Dios si volverán!