Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Aquella dama, que ha sido la última embajadora que nos ha enviado la Eepública Francesa (pues los sucesores de Mr. Cambon no estaban casados) cautivó por sus bondades y afable y sencillo trato á nuestra sociedad, y su marido ha sido uno de los pocos diplomáticos que tomaron, por decirlo así, carta de naturaleza entre nosotros. A Mr. Cambon sustituyó Mr. Eoustan, que siguiendo las tradiciones de aquella casa, obsequió á la sociedad madrileña con espléndidas fiestas. Mr. Reverseaux hizo traer del guardamuebles nacional de Francia muebles suntuosos que fueron de los reales palacios; tapizó con soberbias sederías el gran salón y los dos laterales, y conservando únicamente del antiguo mobiliario los tapices, cuadros y estatuas, dio á su residencia oficial el verdadero tono de elegancia y riqueza propio de un país cuyos monarcas han dado su nombre á los estilos que aún hoy dan la norma de la elegancia en los palacios de los magnates. Toda esta transformación, realizada con delicado gusto artístico, sirvió también para armonizar la vivienda oficial con las tradiciones del nombre ilustre del marqués de Reverseaux de Rouvray. Tal es, á grandes rasgos trazada, la historia del elegante hotel de la Embajada de Francia, de uno de cuyos salones; ofrecemos hoy un grabado á nuestros lectores. Representa dicho grabado i aprés diner de uno de los magníficos banquetes con que el marqués de Reverseaux obsequia á lo más linajudo de nuestra sociedad y al cuerpo diplomático extranjero, y no carece de actualidad, pues que, si mal no recordamos, celebróse dicho banquete en honor del nuevo embajador de Rusia en Madrid Mr. Dimitri Schevitch, recién llegado á la corte, en los primeros días de la última primavera. Figuraban entre los comensales damas tan ilustres como las duquesas de Medina- Sidonia y viuda de Bailen, las marquesas de Amposta y de Guadalmina, la condesa de Pefia- Ramiro, las señoras viuda de Arcos, de Laiglesia y de Polo de Bernabé, y personajes como el Nuncio Apostólico Sr. Oretoni, el primer introductor de embajadores marqués de Zarco del Valle, el nuevo embajador de Rusia Mr. Dimitri- Schevitch, el ministro de Turquía FeridamBey y los esposos de las citadas damas. En el grabado que acompaña á estas líneas no se reproduce solamente la elegancia de las toilettes, sino que se destaca también la riqueza del decorado, que hace de la Embajada de Francia una de las más elegantes y bellas moradas de la corte. MONTE- CRISTO Fotografía de if. Franzen, hecha expresamente para BLAIÍCO Y NEGRO. DOS CUENTOS VIEJOS, POB MECAcms -Mi principal ha hecho importantes reformas en la tienda, y está sa- tisfecho de los gastos. -Los gastos serán los que no estén satisfechos. ¿Cómo. tardarían tanto tiempo en descubrir que el mundo daba vueltas?