Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La elección presidencial en los Estados Unidos Ha sido, sin disputa, el acontecimien- to más importante del mes para la politica internacional, y con mucho mayor ¡motivo para nuestra nación por la in fluencia que el nuevo presidente y su j conducta puedan tener para la cuestión cubana. En nuestras relaciones amistosas con! los Estados Unidos debe marcarse con i piedra negra la salida de Mr. Cleveland de la Casa Blanca, pues su autoridad, su prestigio, su respetabilidad por todos acatada era bastante para imponerse á la corriente de la opinión norteamericana, favorable en general á loa insurrectos cubanos. De haber triunfado en estas elecciones el candidato populista mlster Bryan, cuya táctica lia sido halagar á las masas en todo y por todo, la declaración de beligerancia á favor de los insurgen tes de Cuba era cosa hecha, y así lo reconocía la prensa toda de Europa. El resultado definitivo, es decir, el triunfo del candidato republicano Mr. Mac- Kinley, no supone ciertamente grandes ventajas en nuestro problema colonial, pues tanto uno como otro candidato han manifestado públicamente en sus programas y discursos sus simpatías por la insurrección de Cuba. Pin embargo, como una cosa es predicar y otra dar trigo, y como no MK 4 M A C- K I N L E Y se ven los asuntos de la misma manera en las fogosidades de la oposición que en medio de la responsabilidad del poder, se aguarda que Mr. Mac- Kinley, hombre más sosegado y tranquilo que su rival, piense mucho su determinación antes de tomarla tan grave como la concesión de la beligerancia, que había de traer aparejadas no pocas complicaciones con España y acaso con más poderosas naciones de Eviropa. La prensa diaria se ha encargado de dar todos los pormenores de esa lucha presidencial, en la cual el candidato populista Bryan ha hecho el record de la elocuencia y hasta el de la ubicuidad, pues se le suponía discurseando á la vez en dos y tres meetings electorales. Para luchar con tal adversario, Mac- Kinley ha obi- ado con sangre fría nada común. Ha concentrado sus Ijl n. fuerzas en vez de dispersarlas, ha evitado el mezclarse personalmente en la lucha dejando este trabajo á excelentes agentes electorales, y ha permanecido casi constantemente en su habitual residencia del Ohío, desde la cual dirigía la campaña. Así es como lo representa nuestro grabado, que tomamos de una revista inglesa. Mr. Mac- Kinley ha cumplido ya los cincuenta años; es un espíritu maduro, sentado; no transigirá ni entrará en componendas con las nuevas doctrinas avanzadas á que ha dado pábulo su contrincante; el partido que le apoya es rico, hábil y el más potente de los Estados Unidos, como se ha visto en la elección. MAC- KINL BY B U ANA B L B C T O R A L reí GrapMo