Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDADES La guerra en Filipinas Desde (jUtí las j) ruuüriis noticias recibidas de la inBun ección, y imicíio más las cartas y comentarios si gliientes, pusieron de relie ve la poca fortuna del general Blanco, tanto para aljor tar la insurrección como para sofocarla con mano enérgica una vez estallada, sonaron los nombres d va rios generales para ayudar, que no para sustituir, al gobernador general de Fili pinas. Con motivo de la grave enfermedad y regre so á ííspaña del bravo ge neral Echakice, segundo cabo de aquel ejército, el nombramiento de un nuevo caudillo se bizo más indis pensable y preciso, indicándose ue el favorecido con el nombramiento debía reunir condiciones no sólo para encargarse del gobierno militar de Manila, sino para ser en tiempo breve digno sucesor del general l lanco, así que éste cum el tieirqio reglamentario en el mando superior del Arcbiplélago. Kl mundo militar, la opi nión y la prensa no lian po dido recibir mejor el noin bramiento, recaído en ge neral de méritos tan relé vantes i; omo D. (Jamilo Po lavieja y del Castillo, jefe ilel cuarto müitar de! ¿u Ma jestad la Keitui. El teniente general l ola vieja empezó t u carrera militar como soldado vo bmtario en Agosto d lSfi, S ¡en Octubre era cabo segini do, cabo jirimeio en Di ciembre, y marchó á A trica en el año siguiente como sar geuto segundo. Kn la primera guerra de Cuba y en la scgLinda guerra civil obtu vo el Hr. Polaviejatodos sus ascensos. La guerra diiípii fa deCubalevalióel empleo de teniente gen eral y la gran cruz do ls: iliel la Católica. Com p 1 et am os nuestra información de hoy en el asunto filipino con un pai saje de los que nuis exacta idea pueden dar al lector de aquellas tierras. Es un caserío de la extensa provincia llajuada la Painpanga, nnii ile las más importantes de la isla de Luzón, y á la cual da nombre el caudaloso río cpie así se llama. Eos i n d i o s pampangos forman u n a raza es pecial dentro de la complicada etnografía del Archi ¡élago, y basta ahora no dan señales de seguir el espíritu insurreccional, limitado, según los últimos cablegramas, á las provincias de Batangas y Cavite. j E: G K N E K A L I ÜLAVIE. IA oto: i. FJIII. I cha- -T m 4- i TM MÍ: ñííMÁmA iuL U N P A I S A J E DJfi L A l A M l A X G A Mlé jí