Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Piratería rifeña La ingénita maldad de las tribus africanas del Rif, la Iiidalgnía y raballerosidad españolas y la energía de las potencias enropeas, en las enales España es una excepción cuando del pueblo de Marruecos pe trata, se lian puesto de relieve á la vez con motivo del salvaje aiito de piratería llevado á cabo en aguas de Alhucemas contra la bart a francesa Frosper Coi- in, auxiliada con oportunidad y valentía grandíís por el vapor mercante español Sevilla. Brevemente, y según los mejores informes, he aquí la verdad de lo ocurrí doSorprendida poi la calma la) arca francesa Pro. tjicr Corin frente á Alhucemas y entre dicha plaza y el Peñón, vióse rodeada al poco tiempo por gran número de los cárabos que en tales ocasiones están siempre á la caza de los barcos de vela. Los rífenos penetraron á saco en la barca, y cuando acertó á pasar por el lugar del euceso el vapor Serílla. ya los piratas debían haberlo saqueado todo, pues no quedaban ni las velas de la barca. Pidieron auxilio los franceses, y el Sevilla se a roxímó, logrando apo lerarse de uno ó dos cárabos con doce moros y cinco francescís que llevaban prisioneros, además de algunos bocoj- es y otros eí (íctos. 1 Serilla f iguió avanzando con rumbo hacia la liarca, pero estando y. i á i; i. A l i r A N D E L V A I M I Í SKVir. LA: poca distancia de ella recibió una nutrida descarga, que fué contesta la inmediatamente por los nuestros. No se puede determinar á ciencia cierta las liaJMs sufridas por lijs piratas que se liallaban en la barca, pero en el Serilla liulio (jue lamentar la muerte de un soldado del regimiento de África núm. 1 llama (b) Luis Puigcerver Pons, y varios heridos. Además murió un moro de los doce que se ha) ían hecho prisioneros, y (jiiedó gravemente herido el deportado fdípino Osear Peyes, qne falleció al día si guíente. El Sf. villa volvió á Alhucemas para dejar los muertos, heridos y prisioneros, y zarpó ofra vez con rumbo al barco para seguir prestándole au- xi lu: A I líA, xi: i; s i Uo. sl jíU Tin rc T. 1 X 11. lio y remolcarle en caso preoi; Ki. VAJ oií snvir. T. J ciso. No pudo realizar su nol (ie intento porque los moros habían inte ruado la emliarcación, tiaciendo prisionero al cajiitán, cuyo rescate es ahora enérgicamente exigido or la nación francesa, así como el duro castigo á los cnlpaljles, pertenecicnirs n. -i iodos á la kaliila de Bocoya. Creyóse unos días que este suceso il) a á tener consecneucias diplomáticas, pues los comentarios con que filé acogido por la prensa francesa y la de Inglaterra li- cían pensar qne estas naciones, tan interofailas en 1: 1 eterna cuestión de Marnieco. iban dellnitivanienle á poner soI) re el l: i ete el problema africano. Pero soliretodiis estas ludilillss destai: a con glorioso relieve la íignra del capitán del vapor Serilla, 1) Uno á quien la población de Málaga ¡lizo objeto de entusiastas ol) seípiios, en los cunles tomó miicb. i liarle el cónsvd íraiuiés de aquella cin: lad. El. VAPOa íSEVÍLLA)