Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ACTUALIDADES Los héroes de la guerra Vuelve la opinión públifa á fijarse cas- i con atención á economizar las de guerra. Desde el capitán Neila hasfa exclusiva en la guerra de Cnba, donde bien pi onto han el último de sus soldados, merecen bien de la patria por de empezar las operaciones decisu comportamiento y resistencia sivas contra Maceo, merced á la heroica; pero entre el bravísimo ayuda poderosa de los nuevos re pelotón destácanse las figuras de fuerzos enviados por la patria. Ksdos soldados cuya abnegacióu W ta nueva fase de la campaña no está por encima de todos los enco i puede empezar bajo auspicios me mios. Uno de ellos es el modesto H 5 jores. Acciones y hechos heroicos, soldado que se prestó á salir solo de esos que hacen levantar el ahna á incendiar una casa desde la cual 1 de la patria y cobrar nuevas fuerhacían los rebeldes fuego mortízas ante el ardimiento de nuestros fero, ba única precaución de este t it soldados, se han repetido en estos héroe fué la de atarse una cuerda días con frecuencia admirable y á la cintura para que sus compa w 4: con ocasión de los últimos encuenñeros tirando de ella libraran, si M E I S K w J m Ka- -S tros librados contra los mambises no á su cuerpo de la muerte, por por las columnas de los generales 1 lo menos á su cadáver de la mutiMelguizo y Bernal primeramente, lai- i (ín. más tardo por las fuerzas al manOtro de los héroes de Cascorro, do de los generales Ecliague y Jicuyo retrato publicamos adjunto, ménez Castellanos. es el del soldado de Navalmorales Mariano Gómez Iliriiesto, que Uno de los más gloriosos episoM bajo el fuego mortífero de los redios de estos últimos días ha sido beldes rompió también el c e n o sin duda alguna el sitio del poblapara llevar á lugar seguro á otro do de Cascorro, defendido por el soldado que por efecto de un golpe capitán Neila al frente de rm puen la cabeza enloqueció instantáñado de héroes y atacado por nuneamente, é impedía con suf actos merosas fuerzas de todas armas, OMKZ IIIN IKS disparatados la defensa ordenada mandadas personalmente por los I, DADO rAI del caserío. cabecillas Máximo Gómez y CaEste episodio terrible, del cual tanto se ha ocupado la lixto García. Cuando la columna del general Castellanos j) ren 8 a, h a puesto de actualidad la figura del bravo y cariacudió en auxilio de los defensores de Cascorro, éstos tativo soldado de Xavaimorales. habían agotado ya las municiones do boca y empezaban M h LJÍH B íbr y 1 1 1 b i 1 p- K Las víctimas del ruedo En la última corrida celebrada en Guadalajara fué cogido por un toro de Kipamilán el joven y simpático diestro J u a n Gómez de Uesaca, cuyo fallecimiento á consecuencia de la gravísima cornada re cibida ocurrió en Madrid el 15 del corriente. La cogida tuvo lugar á poco de salir del toril el segundo toro de la tarde, que se fué sobre el picador Calesero, echándole entie barre ras y quedando después en suerte frente á los picadores, lín este momento salió Lesaca por entre los dos caballos, y rápido como una centella arrancó el toro hacia él, volviéndose el diestro hacia la barrera que acababa de abandonar. El infortunado Uesaca perdió el estribo, y comprendiendo lo crítico de su situación, volvió la cabeza para cerciorarse de si estaba ó no cerca la res, en el momento en que ésta derrotaba sobre el espada, suspendiéndole, balanceándole escasamente un segundo y dejándole casi en el mismo terreno donde le enganchó. Bombita con su capote separó de allí al cornúpeto, y desde el callejón tiraron del herido, que cay sobre la arena, don de hizo un charco de sangre que con abundancia m a n a b a de la herida. Después la enfermería, la cura inmediatamente y las dudas naturales de los primeros momentos respecto al grado de gravedad de la herida. El fallo de la ciencia fué tristísimo en ctianto se vio que la sonda no alcanzaba el íinal de la terrible herida. Conducido en el tren el desgraciado Lesaca hasta Madrid, murió en la camilla donde le trasladaban (lesde la estación del Mediodía Imsta el hotel. JIJAX GOMJ- vv. r. y. s. i; v