Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Y digo ten pos del país porque D. Antonio Toledo para ir á Málaga, y el país ya ha ealido para entrar en Malagón. Abandonado por sus médicos de cabecera, ¿qué enfermo? ¡Bah! ¿qué ha de hacer? Salir á flote él sólito, do á última hora el Princesa de Asturias. ha venido de de Málaga hará el pobre como h a sali- para el Tesoro; es decir, luedc serlo más. resente 3. Mil refiero á las restituciones hechas por los fieles en el confesonario de cantidades defraudadas al Erario Público. I fe allí un recurso en el cnal no habría reparado el Sr. Navarro Reverter, y que haría rica á la nación si Dios concediese al ministro de H a d e n da, no el don de las ciencias económicas y matemáticas, sino la arrebatadora y sólida elocuencia de un San Pablo, por ejemplo. Porque si todos los que viven, triunfan y gastan, por chupar ó haber cliupado al Tesoro por mala parte, se vieran impelidos por una fuerza interior, ya que no por una fuerza pública, á restituir lo mal adquirido, dijicros habría en España para acabar con todas las guerras y guerritas (juo nuestra mala ventura quisiera depararnos. Ya está agotado el) olsillo de los buenos; liaj que apelar á la concien cía de los malos. Véase por dónde el pulpito puede ser más beneficioso que la tribuna parlamentaria, y cómo la mayoría de nuestros hombres públicos pueden repetir con éxito los milagros del diablo metido á predicador. Hay rachas de suicidios, lie crímenes pasionales, de cogidas en las plazas de toros, y de incendios mejor ó peor apaga dos por D. Germán. La que ahora empieza no puede ser inás b e n e f i c i o s a í eso se enoaminan las líneas Todavía están sacando la cuenta los franceses de los gastos que han lieclio, desembolsos que h a n efectuado y luminarias que han consumido con ocasión de la visita de los Zares. í o sé yo si éstos tomarán á buena ó á mala parte semejante intento de a juntarles las cuentas; pero de todas suertes, no era éste mi tema, sino otra manía francesa que más de cerca nos toca, cual es la definitiva implantación de las corridas de toros en Francia. Motivo es éste de júbilo para los aficionados españoles, y yo creo qne debía serlo de pena, porque la estadística arroja mayor cantidad de desgracias en media docena de c o m d a s francesas ic en dos temporadas de todas las plazas españolas. Y es que en Francia siguen soltando los toros con cuernos de sabiduría, como los de Moisés. El toro que menos, ha sido cori- ido, recorrido y vuelto á correr en todos los circos del Mediodía de Francia cuando se pone enfrente de un novillo ro español. Muchos de éstos han encontrado en Francia en bautismo de sangre, y algn nos su Extremaunción también. Conviene, pnes, averiguar si e! último meeting celebrado en Kimes es en pro de los toros ó en contra de los toreros. LUIS ROYO VILLA NOVA DiErjos DE CILLA