Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
conservación el traje y las armas que Su Santidad el Papa Inocencio VIII regaló á un conde de Tendilla que fué de embajador á Roma. El traje es de terciopelo rojo bordado de oro, y las armas son de una labor primorosísima, según puede apreciarse en el grabado que acompaña á estas líneas. Otras armas y armaduras antiguas, estatuas de bronce y algunas porcelanas del Retiro, completan el decorado de este gran salón, que recibe la luz velada por hermosos vidrios de colores muy en armonía con el severo aspecto de la habitación. E n los salones de confianza, la actual marquesa de Mondéjar, amable y distinguida señora que ocupa en la sociedad m a d r i l e ñ a preferente puesto, y como dama de honor de S. M. pres ta también el brillo de su presencia á las ceremonias palatinas, h a dejado introducir esas coqueterías que constituyen en la actualidad (aunque -a tienden á desaparecer) el decorado de las habitaciones de una dama elegante; pero siempre dominará en aquel palacio el sello peculiar que tanto le distingue de los modernos fiotelitos ó palacetes, que diría la insigne escritora antes citada. E n esos salones de confianza es dondehabitualmente se reúne la tertulia de los marqueses de Mondéjar; allí, mientras los aficionados al tresillo hacen pnesias ó se dan codillos, los amantes de la buena miísica se deleitan escuchando á la marquesa, que es una verdadera notabilidad en el piano; transcurren d e l e i t o s a mente las horas, y una llaneza agradable y de buen tono reina en esas diarias reuniones. Forma parle la mar quesa de Mondéjar dt; gran número de piado sas y benéficas asociaciones, y con ella se cuenta siempre cuando se trata de organizar con éxito una fiesta de caridad; su actividad no S. VI. OK K 0.70 T) E LOS KETKA. TIJS tiene límites, y es frecuente entrar á visitarla y hallarla entretenida, ya en el reparto de localidades para alguna función benéfica, ó ya en el envío de socorros para los pobres de su distrito. El marqués de Mondéjar, senador vitalicio del Reino, es un cumplido caballero, afiliado de antiguo al partido liberal y respetado y estimado por sus nobles cualidades en la sociedad madrileña. Muy amante de las artes, prestó su concurso á la notable Exposición Histórica que constituyó el principal atractivo de las fiestas colombinas, y el público pudo admirar allí, además de otros notables objetos de la ilustre casa, la vitrina que contiene el traje y armas de que antes hemos hecho mérito. MO TE CRISTO Futogra ias de J Franzcu, hedían cxpj- Cíiaiaente fiara BLANCO Y NJÍOKÜ.