Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ellos se nota la pi eocnpaclón única del artista de quereí recoger sólo la impresión que sacudió su espíritu ante la contemplación directa de lo que interpretaba. E n las figuras dibujadas por Regoyos no hay una pierna que esté bien unid a al tronco, ni u n brazo que encaje como debe en el hombro, ni hay tampoco n n ojo ó u n a nariz qne esté en su sitio, y sin embargo, las figuras de Regoyos viven dentro de aquellos m: ircos blancos. Entre los cuadros que este distinguido artista h a presentado, llam a n desde luego la atención El último novillo que se lidia en la antigua plaza de Fuenterrabia, que es un apunte ajustadísimo de entonación, y el Thum- Thum, baile popular de este país, que es u n estudio muy curioso de movimiento. Ugarte, que expone en esta Exposición ocho ó nueve cuadros, da clara muestra del acierto con que maneja el color, pues En el alto de Igueldu hay sentimiento y poesía, estando bien interpretada la figura al aire libre, y estas mismas condiciones resplandecen también en el Idilio y en El dúo. Si el artista donostiarra se cuidara más do dibujar y encajar sus figuras, pronto figuraría al lado de nuestros modernistas más notables. Gassis, mi desgraciado amigo muerto trágicamente poco há, figura con unas cuantas m a r i n a? todas ellas llenas do luz, muy especialmente la titiüada Venezia, conocida ya del público y de la critica y premiada cu. la pe. uiltima Exposición celebrada en Madrid. Alejandrino Irureta se presenta con varios paisajes, un retrato dibujado con firmeza y entonado con acierto, y un cuadro de costumbres vascas, Celayan, representando el frugal almuerzo de la mañana de los campesinos de esta tierra. Aunque el cuadro figuró hace tiempo en un Certamen oficia! las correcciones que en él se han hecho han mejorado en tercio y quinto las bellezas que atesora el lienzo de Irureta. Dorda h a traído á esta Exposición un retrato, que os su chef d oeuore, pues la figura está bien plantada, el fondo muy bien entendido, la factura es amplia y el parecido exactísimo. También h a presentado una cabeza de mujer, reproducida eu esta página, que en nada desmerece del retrato. Diez ó doce paisajes y marinas llevan la firma de Rogelio Gordón, resplandecieiido en todos los ctiadros del modesto artista guipuzcoano un gran respeto á la verdad. Fáltale picardía en lumanera y gusto en la composición, pero estas cualidades sólo se adquieren cuando se vive en u n centro artístico de importancia donde es dable depurar el gusto, y esto es difícil conseguirlo en este piieblo, donde hasta ahora se h a n tenido en poco aprecio las cosas que con el Arte se refieren. Completan la sección guipuzcoana Un establo, de Berrueta, pensionado por esta provincia, que recuerda mucho á la escuela holandesa; una marina muy luminosa de Salís, unos pasteles muy discretos de Martínez, y por último, un cuadro de género de Trinidad Dvique de Estrada, discípula de Irureta que hace honor á sti maestro, y unos paisajes de Manuela Campa muy sencillos de procedimiento y muy justos de tono. Entre los escultores gnipuzcoanos sólo figura Marcial Aguirre con dos ó tres esculturas religiosas, unos cuantos bustos muy aceptables, y El jugador de morra, siendo éste el trabajo más