Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Santa Clara, ó del Astillero, ó de las Cíes. Sin embargo, la hora del estanque es por la tarde: necesita qne se cierren las tiendas. -Entonces, gira tú donde gustes. -Kchemos al azar. V- Biren principio, Mnsa! -El idilio nos sale al paso. U n a modistilla con su estudiante, y cogidos del brazo. ¡Ya me figuraba yo que estas umbrías retiradas, lindantes con la tapia, darían algo de si! Después de todo, ¿para qué se han heclio las soledades sino para amar? No hablan; ni BICICLISTAS les hace falta. Se sienten, y tienen bastante. El ha salido mal, de seguro, y sn padre le castiga á no ir al jjueblo este verano. Lo que deseaba. Ella cose en un obrador, gana seis reales, viro en un cuchitril, y con sólo que se pinche en un dedo y se la encone la heridla, se la echará encima la jniseria. ¿V qué? Xi á él k; imjjorta su mala nota, ni á ella su desamparo. Entre los dos no suman cuarenta años, y poseen todos sus dientes, todas sus ilusiones, todas estas callejas señeras, todas estas mañanas del Retiro ¡Son riquísimos, opulentos! -Dejémosles antes de espantar su dicha. Los testigos matan la felicidad. ¿Pero qué silueta tan rara es aquélla? ¿Una persona sentada al sol? -Es un cesante. Xo habrá conddo hace una semana Tiene que equilibrar la temperatura. VI, ¿Qué hace ese joven? ¿Toma notas en su cartera? -Alguno que ama sin esperanza. Desde la época de Felipe IV, vienen en busca de inspiración y alivio para sus penas al ciprés do la Reina cuantos lio t. V 1 i u i ñ 1I. I) AS D í. lilCICLKT. V K ran desdenes y hacen elegías. ¡Ea! listamos en la puerta. ¿Conque comprendes ahora dónde pasan el verano los que no salen de Madrid? ¡En el Retiro! Adiós, Musa. -Salud, y pocos artículos. Aij oxso I ÉREZ NIEVA Dibujo ele iliíñoz Luccna. fotoff rfíax de Framen y caricaUíTñs de LACTAXTK CLUB