Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SILUETAS PARLAMENTARIAS EL CHIQUITÍN DE LA CASA ¿Dónde vas tan orondo, tieso y ufano? ¿Qué es lo que tú pretendes, zaragozano? ¿Quién te entregó la llave de los destinos de a (iaeUos desdichados ultramarinos? Con proyectos y planes archlfunestos, has convertido en plaga tus presupuestos. Pues tú verás ahora ciuíntos disgustos van á darte, mui; hacho; ¡la juar de sustos! Tú esperas (jue, obediente, la mayoría te salve del naufragio; ¡pues no hay tu tía! Sufriste la otra tardo dos achuchones pero morrocotudos de Komahones; por estar sordo y mucJo cuando el debate, te puso las orejas como un tomate. Tienes fama en líuropa de millonario, de aragonés tozudo y hospitalario. Lo que no afirma nadie, y harto lo siento, que para ciertos cargos tengas alientos. Aunque tú de uniforme puesto te veas y al espejo te mires, no te lo creas. Tú ocupas la poltrona, no seas bolonio, gracias á las rare as do don Antonio. Para alcanzar victorias en la batalla, te falta historia, chico, te falta talla. ¿Frunces el ceño? ¿l ú ministro de veras? ¡Tadmj, pequeño! E. NAVAEBO GOJÍZALVO DIBUJO UE M E C A C H I S